Riesgos de los puestos heredados

Riesgos de los puestos heredados
 .  (Foto: IDC online)

Nicolás Maquiavelo inicia su obra El Príncipe diciendo: Los principados son, o hereditarios, cuando una misma familia ha reinado en ellos largo tiempo, o nuevos.

Estas palabras reflejan una verdad arraigada, no sólo en el ámbito político, sino también en el laboral en un gran número de compañías alrededor del mundo.

Tan es así que, los dueños de las compañías en ocasiones heredan la administración de ésta a sus hijos, nietos o parientes cercanos; sin embargo, habría que cuestionarse si éstos cuentan con la suficiente capacidad para poder asumir su administración, pues en muchos casos no tienen los estudios, conocimientos, habilidades o carisma necesarios para tomar tal responsabilidad, por lo que requieren de una instrucción previa a la toma de su cargo, de lo contrario se exponen a obtener malos resultados.

De ahí que para evitar esos riesgos, lo conveniente sea tener la prudencia suficiente para determinar si el puesto heredado va a ser desempeñado en forma adecuada y para bien de la empresa, ya que de no ser así será mejor otorgárselo a aquella persona que reúna los requisitos necesarios para ello, esto es, a un líder nato conocedor de la misma compañía.