Tendencia en la generación de empleos

Tendencia en la generación de empleos
 .  (Foto: IDC online)

¿Cómo estará la generación de empleos este año A esta pregunta caben infinidad de respuestas y comentarios los cuales tienen su validez; sin embargo, es menester observar el panorama económico general con el mayor optimismo posible, pero también con la mayor objetividad para poder obtener el mejor provecho para el país.

Según lo señalado por el Ingeniero Jorge Alberto Pérez Izquierdo, Director General de Manpower para la región México y Centro América, en entrevista publicada en el periódico El Economista del 11 de enero pasado, existe una buena expectativa de contratación con una tendencia neta nacional del 17% en el primer trimestre del año, trayendo como resultado un incremento del 5% respecto del mismo período de 2005, tendencia, que de seguir así, se podría hablar de una generación de 500,000 empleos para este año. Aun cuando las expectativas oficiales prevén un crecimiento a razón de 700,000 puestos creados para el 2006.

Destacó como expectativas más altas de creación de empleos, los sectores servicios y transporte, y comunicaciones, con un crecimiento del 19% y 18% respectivamente, contrario a lo que presentan los sectores de agricultura y pesca, minería, comercio y construcción, con crecimientos reducidos del 8%, 13%, 15 % y 16 %, respectivamente, además de enfatizar que la elección presidencial puede ser un factor que provoque riesgos en la generación de empleos.

La tendencia neta de empleos es la diferencia resultante del porcentaje de los participantes que prevén un incremento en sus contrataciones, menos el porcentaje de aquellos que estiman una disminución en su plantilla laboral.

En cuanto a las regiones geográficas, precisó que el sureste alcanzó en los dos últimos años la contratación más alta, esto es, un 22%; el noroeste un 21% y la del valle un 18%; lo que en relación con el cuarto trimestre del 2005 representó una mejor expectativa de crecimiento.

Como puede apreciarse, con independencia de las cifras manejadas, mismas que pueden ser muy crudas, las expectativas de empleo son optimistas, por lo que en algún momento pueden fomentar la producción y con ello la creación de nuevos empleos y una estabilidad en el sector laboral.