¡Empleos sí! pero mal pagados

El IMSS reportó algunas cifras sobre en el número de afiliados desde el año 2004, dando un total de 47,918,149 asegurados para 2006
.
 .  (Foto: IDC online)

De acuerdo con una nota publicada en el periódico El Universal, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reporta algunas cifras de crecimiento del número de afiliados tomando en consideración los siguientes datos:

Año Asegurados
2004 42,993,343
2005 44,960,509
2006 47,918,149

Por su parte Manpower adelanta que para el tercer trimestre de 2007 se presenta una tendencia del empleo de 19%, frente al 13% que se registró en el mismo período de 2003.

Señala también que los estados del norte del país son los que tienen una mayor oferta laboral (noreste 25% y noroeste 23%) y los estados del sureste son los que registran un menor índice (17%).

El sector que genera un mayor número de empleos es el de servicios, dentro de éste se encuentran: 

  • tiendas departamentales
  • bancos
  • sector financiero
  • innovación tecnológica

Si bien estos ramos generan una cantidad importante de puestos y categorías ocupacionales al contratar mano de obra calificada, cabe mencionar que son también los que ofrecen un mayor número de empleos mal remunerados.

Por otra parte resulta trascendente destacar que en la actualidad la tendencia de los grandes corporativos consiste en disminuir los derechos laborales, acudiendo a estrategias de desmantelamiento (desincorporar actividades) con la finalidad de operar con normas laborales más flexibles, generando con ello más empleo, pero a través del esquema de subcontratación, donde obtienen mano de obra calificada y mayores ahorros, a costa de los beneficios obreros.

Si bien hoy por hoy de una u otra forma casi toda la población activa logra colocarse en algún puesto de trabajo, 70% lo hace en el sector informal, por ello es importante no echar las campanas al vuelo al considerar sólo el número de personas que obtienen un empleo, sino también hay que profundizar en atender las condiciones que favorece el desarrollo de los trabajadores, porque la informalidad y la falta de calidad de los trabajos ofertados por las compañías produce:

  • mayor pobreza
  • marginación
  • segregación
  • exclusión
  • polarización social

Por lo anterior, es de particular relevancia no perder de vista que debe existir un equilibrio entre el número de empleos generados y la calidad de éstos para que exista un verdadero desarrollo sustentable de la economía y una mejora en el nivel de vida de los colaboradores, así como en la productividad en las empresas.