Contra la discriminación por edad

Todos los trabajadores deberían conseguir y mantener sus empleos por su habilidad y no debido a su edad
 .  (Foto: IDC online)

La Asociación de Jubilados de los EEUU(AARP, por su nombre en inglés American Association of Retired Persons) se fundó en 1958 y actualmente representa a más de 25 millones de miembros.

La mitad de sus integrantes se encuentran en activo y la mayoría (el 46%) se ubica entre los 60 y 74 años de edad

El objetivo de la agrupación es mejorar la calidad de vida de sus integrantes, promoviendo su independencia y dignidad. Es por eso que trabajan en la educación, promoción de apoyos y prestación de servicios en cuatro áreas:

  • salud y bienestar
  • seguridad económica y trabajo
  • cuidados a largo plazo y vida independiente
  • enriquecimiento personal

Como parte de sus labores, la AARP analiza en su sitio, temas de interés general para sus integrantes.

Particularmente le dan difusión al tema de la discriminación laboral debido a la edad.

Para evitar las acciones de empleadores que dejen de contratar o nieguen oportunidades de promoción a los adultos mayores, la Asociación le apuesta a la información. De hecho, informó que en los EEUU, la Ley de Discriminación por Edad en el Empleo, protege a las personas de 40 años o más contra esta modalidad de discriminación.

Por efectos de esta Ley, los trabajadores mayores no deberían ser despedidos o sufrir un trato distinto a los demás colaboradores debido a su edad. La norma aplica empresas con 20 empleados o más y contiene excepciones cuando la edad es necesaria para el desempeño de un empleo en particular.

Prohibiciones concretas

Valdría la pena evaluar la implementación en México de las prohibiciones contenidas en la Ley de Discriminación por Edad en el Empleo. Por ejemplo:

  • los avisos oportunos de empleo, no pueden mencionar la edad o que prefieren a las personas de determinada edad
  • los programas de capacitación deben destinarse a todos los trabajadores, sin importar su edad
  • la edad no puede ser un factor en la toma de decisiones corporativas como contrataciones, pagos, promociones o despidos
  • salvo algunas excepciones, no se puede obligar a la jubilación

Para conocer más sobre este tema y los logros de la AARP, sugerimos visitar su portal.

Fuente: AARP