Depresiones por presiones laborales

Actualmente los trabajadores enfermos acuden a prestar servicios, a pesar de las recomendaciones médicas de guardar reposo
 .  (Foto: IDC online)

La recesión económica no sólo tienen impacto en los sectores productivos de las naciones, sino también influye negativamente en el desarrollo sano de las sociedades; por ejemplo el golpe psicológico (depresión) de los trabajadores que ante el riesgo de un despido, la asignación de mayores cargas de trabajo o al ser víctimas de acoso laboral o moobing.

Según la página de Internet: losrecursoshumanos.com, el psicoterapeuta alemán Reinhold Bianchi, señala que: ?cuando la gente está sometida a tales presiones, aumenta, por un lado, la sensación subjetiva de estar sobreexigido. La necesidad de continuidad y tranquilidad, así como el sentimiento de pertenencia, no se ven satisfechos. Al mismo tiempo, la presión y la sobrecarga siguen aumentando, ya que el afectado quiere hacer todo para salvar su trabajo. Es entonces cuando la frustración y las tensiones empiezan a dirigirse hacia adentro, y es, por lo general, uno de los aspectos más importantes por los cuales surge la depresión?.

Lo anterior provoca que en la actualidad los trabajadores enfermos acudan a prestar servicios, a pesar de las recomendaciones médicas de guardar reposo, con el propósito de salvaguardar su fuente de trabajo, o bien, lo hacen por miedo a la competencia o a las cargas de trabajo que pudiesen acumularse, lo cual atenta contra su propia salud física o mental, pero también a los procesos de trabajo del centro de labores.

Para contrarrestar los efectos de la depresión y salir del rol de víctima, los especialistas sugieren a los trabajadores vincularse a otros a través de redes sociales donde creen relaciones estables y gocen del respaldo de otras personas con problemáticas similares, lo cual les ayudará a asumir la realidad de no ser los únicos inmersos en este desgaste laboral.

No se trata de que únicamente los subordinados acepten su inicuo destino y se resignen a éste, sino también el medio ambiente laboral debe armonizarse con las necesidades de aquéllos, y de eso deben encargarse las empresas, porque a fin de cuentas es una problemática compartida ¿no cree usted amable lector?