Hacia dónde va el trabajo infantil

Este evento contó con la participación de más de 450 delegados provenientes de 80 países, así como la Confederación Sindical Internacional
 .  (Foto: IDC online)

En la ciudad de La Haya, en mayo último fue aprobada la ?Hoja de ruta sobre trabajo infantil?, en la conferencia internacional organizada por el Gobierno de los Países Bajos en colaboración con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Este evento contó con la participación de más de 450 delegados provenientes de 80 países, así como la Confederación Sindical Internacional (CSI), la cual es la principal organización sindical internacional, que representa los intereses de los trabajadores en todo el mundo, aglutinando a 312 organizaciones afiliadas en 156 países y territorios, con un total de 176 millones de personas incorporadas.

La reunión se llevó a cabo como consecuencia de un escenario internacional donde se conoce con certeza que 215 millones de niños están trabajando en lugar de asistir a un colegio a recibir educación básica y que aproximadamente el 50% de ellos lo hace en condiciones peligrosas y bajo las formas de explotación más severas

Se exhorta a los gobiernos a: evaluar el impacto de las políticas sobre las peores formas de trabajo infantil, considerando el género y la edad; implementar medidas preventivas y de duración determinada, y a poner a disposición recursos financieros adecuados incluso a través de la cooperación internacional.

También sugiere a los interlocutores sociales que la mejor manera de abordar esta problemática es tomar las medidas necesarias en el contexto de sus competencias para asegurar la prohibición y eliminación de esas formas de trabajo de menores; además proporcionar a los adultos puestos de trabajo decentes para asegurar que los pequeños sean debidamente instruidos con una educación gratuita y de calidad, sin excepciones.

Los resultados de este evento se presentarán ante la OIT para debatir los progresos en la erradicación del trabajo infantil, con base en el informe de dicho organismo denominado Accelerating action against child labour.

Si bien los puntos discutidos en este congreso son plausibles al igual que sus recomendaciones, también lo es que el trabajo infantil no podrá ser erradicado de nación alguna mientras existan desigualdades económicas abismales porque éstas provocan que los menores se incorporen a las labores productivas para coadyuvar al sostenimiento de la economía familiar. Quizá podrán crearse escuelas suficientes, pero ante la pobreza y hambre, los niños tendrán que optar entre educarse o trabajar para comer? y todos sabemos cual será la decisión.