Patrón: descifre el ADN de su personal

El lenguaje corporal define la personalidad de las personas y sirve a las empresas en sus contrataciones
 .  (Foto: IDC online)

Al momento de llevar a cabo una contratación, tanto las  empresas reclutadoras, así como los aspirantes a ocupar un puesto en ellas deben considerar que el lenguaje corporal también es una forma de expresión porque puede claramente definir si una persona es: cerrada, tiene poca facilidad de comunicación, dominante, egoísta, con ambición desmedida o carente de consideraciones hacia el prójimo.

Por ello las empresas deben estar atentas a descifrar los principales mensajes no verbales de un candidato para determinar si es apto o no para incorporarse a sus filas, a saber:

  • brazos y piernas cruzadas: esta postura indica que se trata de un individuo desinteresado en relacionarse con quienes lo rodean, asimismo demuestra cierta tendencia al deseo de incomunicación e incomodidad si lo hace. Si se observa su mirada podrá percatarse que evade mirar directamente a los demás y espera retirarse lo más pronto del lugar
  • mirada demasiado intensa: denota un exceso de ansiedad o posiblemente un sentimiento de inconformidad a punto de explotar, lo cual puede traducirse en ira en un momento determinado
  • mirada evasiva: devela a las personas que están ocultando algo. Si bien también puede tratarse de individuos reservados o introvertidos, con el correr de la entrevista debiese perder la timidez y devolver la mirada a su interlocutor. De no hacerlo, debe interpretarse que quizás tema ser sorprendido en alguna mentira
  • pararse con brazos en forma de ?V?: exterioriza una personalidad dominante y/o agresiva, así como poco tolerante. Son elementos que gustan tener el control de la situación y observan a los demás desde un pedestal
  • sentarse en una silla y ocupar con pertenencias la silla contigua: siempre que esta acción se presente sin pedir permiso, muestra una falta de consideración hacia los demás que muchos gerentes lo perciben de mal gusto
  • aspecto desaliñado: es un aspirante al cual no le interesa la opinión ajena. Su percepción es que debe ser aceptado tal y como es o mejor que lo descarten. Trata de imponer sus reglas sin importar las convenciones sociales. Es una persona que siente gusto por desafiar las normas, es un rebelde un inconforme, y
  • dar la mano con flojedad: revela la sospecha de que algo negativo está oculto. También puede ser que a la persona no le agrade a quien aprieta su mano o, bien, se crea superior a ella

Además de los exámenes de conocimientos y aptitudes, así como de la aplicación de las baterías psicológicas y psicométricas no se deben soslayar estos claros indicios en el lenguaje corporal de los individuos, los cuales pueden ser la onza que incline la balanza al momento de hacer una selección acertada o desastrosa de personal y lo que económicamente esto conlleva. Así pues, patrón esté atento de estos detalles.

Fuente: www.losrecursoshumanos.com