¡Empresas asesinas!

Se trata de compañías en las que el trabajo constituye una exigencia y no una muestra de identificación corporativa
.
 .  (Foto: IDC online)

En artículo publicado por el experto en gerencia y administración de recursos humanos Félix Socorro, en la página de Internet: www.degerencia.com, se aborda el interesante tema de aquellas compañías donde, contrariamente al objetivo fundamental que se persigue en las relaciones laborales, el trabajo constituye una exigencia y no una muestra de identificación y en las cuales se contrata talento no para agregar valor, sino para realizar tareas fijas y determinadas al más puro estilo de la esclavitud indirecta.

A este tipo de corporaciones se les identifica como ?las empresas que matan?, porque literalmente lapidan el crecimiento y la creatividad de las personas que las integran.

Para el especialista este tipo de centros de labores se caracterizan por aniquilar:

  • la iniciativa y creatividad: desechan cualquier propuesta o sugerencia de los colaboradores, cuya pretensión sea mejorar o cambiar algún proceso productivo dentro de la organización
  • la identificación: manifiestan de manera abierta y directa el maltrato hacia su personal, demostrando con ello el poco respeto e interés que se le tiene
  • los sueños y expectativas: establecen metas y objetivos contrarios a los que originalmente determinaron, con lo cual sepultan su deseo de desarrollo y superación
  • el trabajo en equipo: realizan una marcada y constante subdivisión del recurso humano, generan e incentivan comentarios negativos entre las diferentes áreas
  • la comunicación: cuestionan, reconvienen e incluso amenazan a los trabajadores en cuanto al manejo de este importante concepto
  • el espacio personal: solicitan a su personal la prestación de sus servicios durante más de 12 horas diarias los siete días de la semana, exterminado con ello su descanso, así como su vida social y familiar
  • la planificación: proporcionan el mismo nivel de urgencia e importancia a todas las tareas y actividades a realizar por sus colaboradores, y
  • l a motivación: interactúan con su subordinados como si éstos fueran piezas de ajedrez, omitiendo en todo momento valorar y reconocer abiertamente sus destrezas, potencialidades y habilidades

Adicionalmente, Félix Socorro establece textualmente que: ?Estas prácticas deshonestas son obra de la cultura y valores de los responsables de administrarlas, lo que hace casi imposible generar un verdadero cambio de actitud, ya que éste debe provenir de dentro hacia fuera, y ello resulta particularmente difícil?.

El especialista señala que no todas las compañías de esta clase son fáciles de descubrir, ya que la mayoría son reconocidas por su tamaño o trayectoria y se caracterizan también por contratar aspirantes con excelentes perfiles, valiosas ideas y con considerable experiencia, no obstante que su paso por estas organizaciones con toda seguridad será corto y poco fructífero, pues su desenvolvimiento y empleo de destrezas serán seriamente limitadas.

Para facilitar la identificación de las ?empresas asesinas? Félix Socorro proporciona un listado de sus particularidades:

  • generalmente tienen una amplia historia (tiempo en el mercado) o en lapsos cortos logran destacar en el nicho de su actividad
  • no obstante que cuentan con diferentes niveles gerenciales, la responsabilidad en la toma de decisiones recae exclusivamente en uno o dos individuos
  • proporcionan una imagen de prosperidad y excelente organización, pues regularmente cuentan con ambientes aparentemente agradables y de alta tecnología, aunque esto no es un elemento diferenciador
  • sus procesos de reclutamiento y selección de personal son muy rápidos lo que impide evaluar correctamente al candidato; o muy lentos, impidiendo establecer apropiadamente el nivel de expectativas
  • obtienen provecho de la necesidad de estabilidad o ingresos de sus colaboradores para someterlos a presiones, jornadas y exigencia inusuales, y
  • poseen un alto índice de rotación de trabajadores a todo nivel

Las probabilidades de prestar servicios para una ?empresa asesina? son bastante altas si se toma en cuenta que las características de las mismas predominan en un considerable número de negociaciones en nuestro país, por lo que resulta verdaderamente importante identificar si como trabajador está inmerso en el problema.