El poco romántico Reglamento Interior

Ante el silencio de la Ley algunas empresas sancionan las relaciones sentimentales entre sus empleados mediante normas reglamentarias
 .  (Foto: IDC online)
Salud empresarial -

La Ley Federal del Trabajo no contiene prohibición expresa para establecer relaciones sentimentales entre compañeros de trabajo. Este dato libera a los trabajadores de cualquier responsabilidad legal sobre el particular.

Sin embargo, el Reglamento Interior de Trabajo sí puede contener normas para regular el romance de oficina, estableciendo incluso sanciones para los incumplidos.

¿Qué tan conveniente es regular las relaciones sentimentales?

No podemos negar que la convivencia diaria, los problemas y las metas en común; pueden propiciar el surgimiento del romance. Un escenario que los empleados consideren potencial para encontrar pareja, puede representar altos costos empresariales.

El enamoramiento regularmente produce la ?pérdida del piso? y sin duda también afecta la productividad de los colaboradores.

Según la encuesta del Consejo de la Comunicación, dada a conocer recientemente en el diario El Economista, respecto a los factores que merman la productividad de los trabajadores de algunas de las empresas ubicadas en el DF, Monterrey, Guadalajara, Mérida, Puebla y Tijuana, se pierden 23 millones de horas hombre en los procesos productivos, lo que se traduce en un menoscabo de 8,000 millones de pesos en la iniciativa privada y el gobierno.

Estos problemas provocan que el 52% de los trabajadores encuestados cometan errores, el 43% pierda el tiempo platicando sobre sus incoveniencias con sus compañeros, el 32% se enferme, el 26% reporte trabajo de mala calidad, el 24% sea impuntual y el 14% se accidente o ausente.

Por otro lado, si la pareja llegara a romper, el ambiente de trabajo podría verse seriamente afectado.

Algunas organizaciones reglular la posibilidad de establecer relaciones sentimentales entre colegas, no llegan a prohibirlas, pero sí a sancionar las manifestaciones de afecto. Para otras simplemente el tema no es tan relevante y carece reglamentación.

Amén de lo anterior, las organizaciones se estarán cuestionando cómo regular a las sociedades de convivencia. ¿Serán más rígidos con este tipo de parejas?

Si en su empresa existe Reglamento Interior, bien valdría la pena darle un vistazo, pues las sanciones pueden ir desde una simple amonestación hasta la rescisión de la relación laboral sin responsabilidad para el patrón.

Finalmente, la reglamentación de las relaciones sentimentales tiene otro inconveniente ?lo prohibido en lo más deseado?. ¿Es factible que la reglamentación fomente el surgimiento del romance en las organizaciones?

Fuente: Salud empresarial