Grandes empresas, grandes despidos

Debido a la crisis financiera global, cada vez más firmas deciden sacrificar miles de empleos
 .  (Foto: IDC online)

La crisis financiera global ha provocado una ola de despidos en empresas deEstados Unidos y de otros países. La Organizaciónpara la Cooperacióny el Desarrollo Económicos afirmó en su panorama económico semestral, que elnúmero de los desempleados podría elevarse a ocho millones en 2009 y 2010 enlas 30 naciones que la integran, debido una caída en la producción mundial.

Al principio, el hacha del desempleo golpeó a las industrias financieras yde la vivienda estadounidenses, donde comenzó la actual caída económica, asícomo en la industria automotriz de Detroit.

Pero últimamente, los fabricantes prácticamente de todo tipo han reveladofuertes recortes de empleos en semanas recientes, al prepararse para lo quealgunos dicen podría convertirse en una larga y profunda recesión.

La situación tiende a empeorar al acercarse la temporada navideña y muchasempresas revisan sus presupuestos para el próximo año. La triste verdad es quedespidos en Navidad son comunes en tiempos difíciles.

Un sondeo entre más de 100 presidentes ejecutivos financieros, realizado enla segunda semana de octubre, halló que un 56% espera reducir sus nóminas elpróximo año. Una mayoría entrevistada por la publicación CFO Magazine tambiénpronosticó una caída en los ingresos y un plan para recortar los costosoperativos en al menos un 5%.

Los trabajadores tienen miedo de perder su empleo. Cerca de un 47%consultado el mes pasado por la firma de empleos Workplace Options dijo que lasnoticias de la crisis financiera los había hecho temerosos sobre la seguridadlaboral y 25% dijo que había comenzado a revisar los avisos de ofertas deempleos o a renovar su currículo.

Una alternativa al desempleo son los trabajos temporales, pero estos tambiénpodrían ser difíciles de conseguir, debido a la reducción de presupuestos enlas empresas

"Cuando vemos la pérdida de empleo y el crecimiento del desempleo, estono sólo afecta a aquellos que pierden su trabajo", dijo Lawrence Mishel,presidente del grupo Economic Policy Institute.

"Los salarios crecen con más lentitud cuando el desempleo es alto, demanera que la caída afectará a la mayoría de las familias trabajadoras mediantela reducción de horas de trabajo", dijo Mishel. "Esto no es algo queafecta a una pequeña parte de la fuerza laboral".

Cuando el ritmo de despidos se intensifica, la situación se convierte en uncírculo vicioso, presionando el gasto del consumidor y perjudicando aún más losvalores de las viviendas.

"Cuando la gente pierde sus empleos, recorta el consumo y la gentetiene menos capacidad de pagar la hipoteca, que ya tienen sus problemas",dijo Ron Blackwell, jefe economista de AFL-CIO, la mayor federación laboral deEstados Unidos, "Y así, la gente pierde sus casas, lo que continúaagravando los problemas financieros".

Fuente: CNN Expansión