Informe mundial sobre salarios 2008/09

La OIT prevé que la actual crisis económica mundial producirá dolorosas disminuciones al salario real de millones de colaboradores
 .  (Foto: IDC online)

El pasado 25 de noviembre la Organización Internacional del Trabajo (OIT) difundió el contenido del Informe mundial de salarios 2008/2009, el cual prevé que la actual crisis económica mundial producirá dolorosas disminuciones al salario real de millones de colaboradores en el planeta durante el 2009.

Para el director general de la OIT: ?El crecimiento económico lento o negativo, junto con los precios muy inestables de los alimentos y la energía, erosionarán el salario real de muchos trabajadores, en particular de los hogares pobres y de bajos ingresos. Las clases medias también se verán gravemente afectadas?.

No obstante que en un vasto número de países los salarios disminuirán, tomando en consideración las estimaciones de crecimiento realizadas por el Fondo Monetario Internacional, la OIT considera que para el próximo años en algunas naciones los salarios reales crecerán como máximo un 1.1%, en comparación con el 1.7% presentado en 2008.

El estudio también indica que entre el 2001 y 2007 mientras la inflación se mantenía baja y la economía mundial crecía a un ritmo de 4% anual, el crecimiento de salario se rezagó aumentando en menos de 2% anual en la mitad de los países en el mundo. En materia regional y específicamente hablando de América Latina y la mayoría de los países industrializados el aumento salarial anual fue de cerca del 1%, en tanto que China, Rusia y algunos otros estados en transición lograron el 10%.

En la investigación se establece que durante el período 2001-2007  los salarios mínimos en el planeta han tenido una reactivación del 5.7% anual en términos reales y dada su importancia (pues establecen un piso salarial) pueden disminuir la desigualdad en materia de retribuciones en la mitad inferior de la distribución de los salarios, así como la diferencia en remuneraciones existente entre hombre y mujeres.

Por último, el informe exhorta a los gobiernos a manifestar un sólido compromiso para proteger el poder adquisitivo de los subordinados y estimular el consumo interno.