La subcontratación, una bomba de tiempo

A menudo las constructoras son demandadas injustificadamente por las cuadrillas de trabajadores; los juicios generan pérdidas millonarias

La industria sufre el acoso de cuadrillas que después de trabajar 15 o 20 días, sin motivo alguno, demandan a las constructoras, al igual que al subcontratista y al cliente final, pues se aprovechan de la falta de controles en las relaciones de trabajo por parte de las compañías.

"Ellos abandonan y alegan un supuesto despido que nunca existió y lo toman de bandera", afirma Sebastián Leopoldo Ramírez García, socio fundador y director general del despacho Centro Corporativo Laboral (CCL).

Añade que si la constructora o el contratista no se defienden correctamente se colocan frente a "verdaderas bomba de tiempo", instrumentadas por líderes y abogados que operan "bajo el cobijo proteccionista" de la Ley Federal del Trabajo, que presupone ciertos los hechos alegados por el trabajador e impone a las empresas la carga procesal de demostrar lo contrario.

Las estimaciones del despacho indican que un juicio mal llevado por 2 o 3 años contra una cuadrilla de 10 personas que ganan 4,000 pesos mensuales produciría pérdidas de entre 2 y 5 millones de pesos (mdp).

Para reducir a menos de 20% el riesgo, el director del CCL sugiere contar con sistemas efectivos de contratación, de nómina, de control y desarrollo de la relación de trabajo, de aplicación de sanciones y separaciones -que deberán quedar registradas-, y de término de la relación laboral.

Por ejemplo, un maestro albañil deberá tener un contrato, un reglamento de obra, un convenio de confidencialidad y un código de ética dirigido a la práctica, a la comunicación con sus subordinados y al cuidado de los materiales, el equipo y la maquinaria.

Debido a los costos que generan "las demandas o estas personas grilleras" es viable invertir en los métodos de contratación y seguimiento de los trabajadores en sus anteriores empleos, opina Yolanda Bolaños Sánchez, Coordinadora de Reclutamiento e Integración de la región Centro de Cementos Mexicanos (Cemex).

No obstante, sólo 20% de los constructores invierten en procesos preventivos. "La gran mayoría no lo toma en cuenta, sino hasta que ya le pasó", concluye Ramírez García.

Fuente: CNN Expansión