Menos violencia y más productividad

Menos violencia y más productividad
.
 .  (Foto: IDC online)

Debido a la fuerte competencia laboral existente actualmente, es común que los empleados se vean afectados por la presión, y en la medida que se les exige más, sus temperamentos estallan con mayor rapidez y las peleas son difíciles de calmar. Esto genera violencia y agresividad en los centros de trabajo, cuyas consecuencias son tener que prescindir de los servicios de buenos trabajadores (aun cuando la causa de despido sea sin responsabilidad para el patrón de acuerdo con el artículo 47 fracción II de la Ley Federal del Trabajo), y la afectación en la productividad de la empresa.

Para evitar que este tipo de conductas se presenten, es necesaria la intervención de la dirección, ya que según Robert Vechio profesor de administración de Notre Dame: la productividad es la medida que debe usarse para decidir el nivel de intervención de los superiores, por ello, cuando las discusiones afectan la productividad es necesario que el jefe actúe.

En la problemática planteada, una de las acciones de intervención de la dirección debe ir dirigida a prevenir el conflicto y la violencia en los centros de trabajo, y para ello es recomendable primero crear una atmósfera que suavice los roces entre los trabajadores, mediante el establecimiento de normas explícitas de conducta difundidas ampliamente a la organización, las cuales contemplen directrices que prohíban las conductas agresivas, malas palabras, etcétera.

Otra acción es facilitar el cumplimiento de objetivos mediante incentivos en grupo con la finalidad de recordar a los trabajadores que todos son parte de un mismo equipo, los bonos o incentivos grupales avienen a las personas a tratarse como similares y no como rivales.

También es necesario que los jefes inmediatos sean un ejemplo a seguir en este sentido, ya que si estos agreden a los trabajadores, no podrán reprimir conductas agresivas.

Si aún con el establecimiento de reglas claras y ejemplos, los empleados continúan con su actitud agresiva y las disputas se siguen dando en el centro de trabajo, Jerry Osborne profesor asociado de psicología clínica de la universidad de Houston aconseja:

  • no ignorar el problema, ya que daría la impresión de que las reglas no tienen importancia;
  • establecer con claridad que la conducta es inaceptable;
  • hablar en privado con los empleados para evitar que se formen "bandos";
  • responsabilizar a los empleados de la solución del problema para que la gerencia no este dedicando todo su tiempo a esto;
  • no solucionar los problemas, mejor proporcionar consejos y alternativas;
  • nombrar un tercero mediador, de ser necesario, y
  • recordar a los trabajadores que la productividad de la empresa está en juego y sus empleos dependen de ello, en situaciones extremas.

Si usted desea ver el artículo completo le recomendamos consultar la siguiente página web.: http://www.t1msn.com.mx/empleos/tips/art026emptipguerracivil/