Papel de las remuneraciones en la productividad

Papel de las remuneraciones en la productividad
 .  (Foto: IDC online)

El número 115 de la revista Manufactura publicada a principios de este año, en el artículo ?El valor del Trabajo?, señala que pese a la gran habilidad de la mano de obra en México, el mayor atractivo para invertir en el país no es tal, sino el bajo costo de la misma, ya que según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) mientras en México los salarios, incluyendo incentivos y prestaciones, aumentaron en los últimos cuatro años un 6.12%, en países como Canadá el incremento llegó hasta un 25%.

Lo anterior, se debe a la situación económica por la que atraviesa el país, pues las empresas, en especial las del sector manufacturero, se han visto en la necesidad de reducir su plantilla de personal produciendo lo mismo, o en algunos casos han llegado a negociar con el personal, diminuyéndoles los salarios a cambio de conservar las fuentes de trabajo.

Curiosamente, a pesar de lo castigado que están las remuneraciones, los índices de productividad han aumentado en los últimos años, pues los patrones han tenido que exigir más de sus empleados y éstos se han visto obligados a someterse a tales exigencias por la escasez de empleos predominante en el país.

Pese a lo favorable que pudiese parecer lo anterior, la inestabilidad laboral y baja en los salarios, no puede continuar como una política para incrementar la productividad, pues genera entre los trabajadores, falta de:

  • apego a los valores y objetivos de la empresa;
  • compromiso con la calidad del trabajo;
  • permanencia;
  • puntualidad producto de la desmotivación, y
  • atención al cliente.

Es por ello, que se recomienda a las empresas crear políticas para establecer salarios y remuneraciones que permitan generar lealtad y valores entre los trabajadores, ya que de lo contrario, los costos de rotación serán mayores a los de las remuneraciones.