Cada vez más horas en el trabajo

Cada vez más horas en el trabajo
 .  (Foto: IDC online)

Con el propósito de aminorar la presión laboral de la que son objeto los trabajadores debido a la gran variedad de trabajos encomendados, deciden prolongar más tiempo su jornada habitual de labores para concluir con algunos ?pendientes?.

Esta práctica es muy riesgosa para las empresas porque se está constituyendo en un hábito y, en consecuencia, un vicio donde los colaboradores para ser bien vistos por sus superiores, necesitan permanecer en la empresa más tiempo del ordinario, y así se note que están comprometidos con ésta.

Es preciso señalar que el hecho de permanecer en las compañías un tiempo prolongado no es equivalente a ser los mejores trabajadores, pues en un gran número de los casos la jornada normal de trabajo no la aprovechan en su totalidad, sino que utilizan varias horas en charlas con los compañeros, revisar correos electrónicos personales, chatear, etcétera; situación que se puede arreglar simplemente con la sana organización del tiempo empleado.

No obstante lo anterior, existen otros factores que provocan que los trabajadores tengan una jornada laboral excesiva, tal como:

  • ser adictos al trabajo;
  • querer poseer más bienes resultado de su labor, o
  • sentir incertidumbre respecto a su permanencia en la organización.

Todo ello, a la postre trae aparejado enfermedades como el estrés, hipertensión arterial, gastritis, colitis y padecimientos de nuevas generaciones, lo que ocasiona costos por ausentismos e incapacidades, de ahí que el área de recursos humanos deba encargarse de hacer reflexionar a los trabajadores sobre si es preferente el exceso de trabajo a su salud física y mental.

Así las cosas, resulta recomendable fomentar una cultura organizacional donde sean valorados los resultados efectivos, y no el tiempo de permanencia a efecto de que los trabajadores se ajusten a los horarios legales.