Siesta en el trabajo y productividad

Siesta en el trabajo y productividad
.
 .  (Foto: IDC online)

Algunas empresas en España, Alemania y Estados Unidos permiten a sus colaboradores tomar una pequeña siesta de 10 a 30 minutos durante su jornada laboral, especialmente después del consumo de sus alimentos, con el propósito de evitar que sean víctimas de un accidente de trabajo a causa de su agotamiento o somnolencia.

Esta práctica, según diversas investigaciones en torno al sueño, no sólo merma los riesgos de trabajo, sino que mejora la memoria, creatividad, capacidad de alerta y el humor de las personas, lo cual repercute directamente en los niveles de comunicación y productividad de las organizaciones.

A pesar de las bondades señaladas, en México no se lleva a cabo esta práctica en virtud de que la legislación laboral en el artículo 63 sólo prevé que en el caso de una jornada continua de trabajo, los colaboradores tienen derecho a disfrutar de un período de descanso de 30 minutos, por lo menos.

Esto no es óbice para que las empresas adopten esta medida y gocen de los beneficios de la misma, en cuyo caso lo recomendable es que el área de recursos humanos establezca claramente las condiciones de su otorgamiento.