Sólo 0.5% de cuentas en el SAR son de trabajadores independientes

La Consar plantea la posibilidad de hacer una reforma para establecer la obligación para los trabajadores independientes de contribuir a una Afore
 De acuerdo con cifras de la Consar al cierre de mayo pasado, se registraron 294 mil 177 cuentas de trabajadores que tienen un negocio propio  (Foto: Cuarto Oscuro)
México (Notimex) -

En el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) hay poco más de 60 millones de cuentas individuales de trabajadores mexicanos, de las cuales sólo 0.5% corresponden a trabajadores independientes, es decir, microempresarios, artesanos, plomeros, taxistas, médicos, entre otros.

Ante este panorama, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) plantea la posibilidad de hacer una reforma para establecer la obligación para los trabajadores independientes de contribuir a una Afore, de forma gradual, como lo hizo Chile (aunque el programa fue limitado y no continuó, pero prevén retomarlo).

De acuerdo con cifras de la dependencia al cierre de mayo pasado, se registraron 294 mil 177 cuentas de trabajadores que tienen un negocio propio o que no dependen de algún jefe o superior y que no cotizan a la seguridad social.

LEE: AUMENTO EN EMPLEO INCREMENTÓ CUENTAS DEL SAR

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) reportó que en el primer trimestre de 2017 había 11.73 millones de trabajadores independientes, es decir, uno de cada cinco trabajadores en México, precisa el reporte “Trabajadores independientes: es tiempo de ahorrar para el retiro”, y muchos de ellos cumplen con obligaciones fiscales.

Pese a que desde 2005, los trabajadores independientes pueden abrir voluntariamente una cuenta individual en una Afore, muy pocos lo han hecho, por dos razones: la inestabilidad de sus ingresos y la falta de educación financiera.

Incentivos

La Consar asegura, en un documento, que los trabajadores independientes no conocen los beneficios que ofrece contar con una cuenta en una Afore, entre los que destacan los incentivos fiscales que contempla la legislación para quien realiza ahorro voluntario.

Por lo que considera viable retomar el esquema que Chile planteó en su reforma de pensiones en 2008 que establece la obligación para los trabajadores independientes de contribuir a una Afore, de forma gradual, en el que éste pueda decidir retirarse, pero deberá tener una participación activa.

“En México podría evaluarse la posibilidad de establecer un esquema similar al chileno, en el que los trabajadores independientes participen en el SAR de manera gradual”, indica.

Se debe considerar que el porcentaje de aportación generaría automáticamente la deducción fiscal correspondiente (al igual que sucede con el ahorro voluntario).

Además, la base de contribución al SAR debería aumentar de manera gradual en algunos años para suavizar el impacto negativo sobre el ingreso de los trabajadores independientes y mitigar incentivos a sub-declarar ingresos, lo que iría en detrimento no sólo del ahorro previsional sino de la recaudación de impuestos.