IMSS cubrirá déficit con seguros hasta 2017

Seguro de Enfermedades y Maternidad sería utilizado para alcanzar equilibrio financiero y se agotaría en 2018
 Cuotas del IMSS en caso de despido  (Foto: Redacción)

El Instituto Mexicano del Seguro Social  (IMSS) calcula que para los años 2016 y 2017 habrá un déficit después de la acumulación de reservas y fondos de 2015 por 15,269 y 16,066 millones de pesos respectivamente, de acuerdo con un informe de Situación Financiera y Riesgos del IMSS 2014-2015.

Para alcanzar el equilibrio financiero en esos años, se utilizará la Reserva Financiera y Actuarial del Seguro de Enfermedades y Maternidad, como se determinó a principios de 2015.

La proyección de ingresos y gastos para 2018 registrará un déficit de 21,152 millones de pesos, mismo que sería cubierto parcialmente con el saldo de la reserva financiera mencionada y que se agotaría en ese año.

En términos de empleo, el IMSS espera que al finalizar el 2015 exista un crecimiento de 3.51%, tomando en cuenta el registro laboral observado en el IMSS durante 2014 que fue de 3.54%, lo que significó en 0.92 décimas más que la estimación para ese año del Informe anterior.  

En cuanto a la nómina de jubilados y pensionados del Instituto, se destinó un porcentaje creciente del gasto total, situación que prevé continuará por lo menos hasta el año 2030 cuando la pendiente del rubro comience a revertirse.

Largo plazo

En comparación con el Informe anterior, la expectativa de aumento de trabajadores asegurados de este  ejercicio es mayor hasta el año 2024, ya que se  mantiene la tendencia creciente prevista en las proyecciones financieras de corto plazo.

En todo el periodo de proyección 2015-2050 los egresos del IMSS serán mayores a sus ingresos, por lo que se hará necesario seguir utilizando las reservas de que pueda disponer el Instituto, de conformidad con lo estipulado en la Ley del Seguro Social.

En términos generales, la proyección de 2021 a 2050 de la situación financiera del IMSS contempla un crecimiento sostenido de los ingresos propios y una expectativa de mejoras graduales en la productividad y la eficiencia en la administración de los recursos.