Rendimientos competitivos de las Afore

El rendimiento neto es el elemento central de competencia en el Sistema de Ahorro para el Retiro
 .  (Foto: IDC online)

Recientemente la Asociación Nacional de Instituciones Estatales de Seguridad Social (ANIESS), organizó el Foro Internacional de Seguridad Social, Retos y Perspectivas para las Entidades Federativas, en el cual participó el presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), doctor Moisés Schwartz Rosenthal, con la ponencia intitulada El Sistema de Ahorro para el Retiro: Rendimientos Competitivos a través de Inversiones Rentables y que General Desarrollo, de la cual destacan los siguientes aspectos.

Los elementos que definirán la pensión serán el rendimiento neto y las aportaciones; aun cuando estas últimas son más significativas, a más años de cotización, los rendimientos alcanzarán dos tercios del monto total del ahorro. Además, como el primer mexicano que se retire por este sistema lo hará en el año 2022, existe una gran oportunidad para seguir trabajando en mejorar las ganancias netas y aumentar las aportaciones.

En 2008 el Congreso de la Unión realizó cambios legales que permitieron eliminar las comisiones sobre flujo y conocer los cobros que hacían cada una de las Afore.

El pago de una sola comisión (saldo), propició la baja en los cobros promedio de 4.06% a 1.94%, con lo que se benefició a más de 11.4 millones de trabajadores, registrándose ahorros anuales de $670 millones de pesos.

A partir de entonces, el rendimiento neto se convirtió en el elemento central de competencia en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR). Como resultado, en los últimos dos años las comisiones se han reducido un 60%, lo que se traduce en ahorros por más de $3,500 millones de pesos y beneficia a 25.5 millones de trabajadores. Actualmente la diferencia en las comisiones entre la Afore más cara y la más barata es de 67%.

Asimismo, el régimen de inversión ha ido evolucionando para permitir una diversificación que aumenta las oportunidades de obtener rendimientos competitivos para los trabajadores y brinda seguridad a sus recursos. El régimen mencionado va de acuerdo con la edad de cada trabajador para maximizar las ganancias en el largo plazo.

Los rendimientos históricos netos de comisiones del SAR son de más de $314,000 millones de pesos, lo que representa un tercio de los recursos totales.

El SAR ha otorgado rendimientos de 13.5% anual promedio desde el inicio del sistema, en lo que va del 2009, el interés anualizado ha sido superior al 13%. En el momento económico que estamos atravesando es importante mencionar que los recursos del SAR ascienden hoy día a más de un billón de pesos, representando el 9% del PIB y se espera que para el 2020 equivalgan a más del 16%.

Los recursos de las Afore se han canalizado al desarrollo de infraestructura y proyectos productivos, que generan empleos y propician crecimiento económico, en congruencia con el objetivo original del sistema, lo que permite otorgar rendimientos sumamente competitivos a los trabajadores.

Actualmente con los recursos pensionarios de los trabajadores se financia, entre otros, a Petróleos Mexicanos (Pemex) con cerca de $21,000 millones de pesos, al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) con más de $16,000 millones de pesos, a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con aproximadamente $12,000 millones de pesos y al Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (FOVISSSTE) con más de $1,500 millones de pesos. Asimismo, las Afore tienen actualmente más del 20% de los instrumentos ligados a autopistas, estados y municipios.

El financiamiento total a infraestructura es de más de $81,000 millones de pesos, lo que ha contribuido al desarrollo regional de diversas entidades de la República.

El SAR, desde su creación, ha generado un patrimonio para los trabajadores, acercándolos al sistema financiero formal y ha canalizado recursos a la infraestructura y actividad productiva fortalecido las finanzas públicas en el largo plazo.

Aunque sus logros han sido muchos, al SAR le quedan los siguientes retos importantes:

  • lograr una equidad en la aportación pues es un elemento definitorio de la pensión ?quienes cotizan al IMSS aportan el 6.5% del salario y los adscritos al ISSSTE aportan el 11.3% de su salario?
  • continuar promoviendo buenos rendimientos para los trabajadores y al mismo tiempo propiciar que cada vez más recursos sean canalizados a la infraestructura e inversión productiva generadora de empleos
  • dotar de sustentabilidad fiscal a otros sistemas de pensiones como los estatales, de instituciones de educación superior y otras entidades locales, y
  • lograr una mayor participación del trabajador en este sistema para imponer una disciplina de mercado que mejore la competencia a favor de menores comisiones, mayores rendimientos y mejores servicios