CPTPP, ¿un riesgo para la industria automotriz mexicana?

El 6.5% de las exportaciones de vehículos ligeros en México se destina a países del ahora CPTPP
.
 .  (Foto: Cuarto Oscuro)

La industria automotriz podría encontrarse vulnerable ante la competencia que representan los países integrantes del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), advirtió el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP), de la Cámara de Diputados.

En el documento “Retos de la Industria Automotriz ante los cambios en los bloques comerciales” explicó que lo anterior se debe a que países asiáticos del pacífico sur producen a bajo costo, con menores niveles salariales y son proveedores clave para las automotrices japonesas o chinas, las cuales aumentaron su participación en el mercado estadounidense de piezas de automóviles importadas.

LEE: COMPETITIVIDAD EN EL CPTPP, ¿DEPENDERÁ DE CONTRABANDO?

Cabe mencionar que de acuerdo con la Secretaría de Economía, el 6.5% de las exportaciones de vehículos ligeros en México se destina a países del ahora CPTPP y las importaciones provenientes de esas naciones equivalen al 16.4% del total importado.

Asimismo, el sector de autopartes mexicano representa 9.3% del total comerciado mundialmente y 7.4% del de la industria. A los países, ahora miembros de CPTPP, dirige 4.9% de sus exportaciones e importa 11.3%, del cual 6.8% proviene de Japón.

Con este nuevo acuerdo, los productos mexicanos tendrán acceso a seis nuevos mercados: Australia, Brunéi Darussalam, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam, esperando con ello mayores flujos de comercio de libre arancel e inversión en este sector.

Por lo anterior el centro detalló la industria automotriz presentará incertidumbre al cierre de 2018, pues de concretarse exitosamente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se podría esperar que continúe un crecimiento favorable de las exportaciones pero, en caso contrario, reduciría su dinamismo en función de la demanda estadounidense.

Ello, al disminuir sus ventas nacionales o excluir de algún modo las importaciones mexicanas ante los nuevos acuerdos y el impacto de la reforma fiscal en el vecino país que podría afectar negativamente a las empresas instaladas en territorio mexicano.