Actualización del TLCUEM, un hecho

La última ronda ha tenido avances significantes, y se enfila como un tratado de nueva generación
.
 .  (Foto: iStock)

Desde el 1o. de julio del 2000 México y la Unión Europea tienen suscrito el Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación, también conocido como Decisión 2/2000, TLCUEM o Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea.

LEE: YA HAY NUEVO TLCUEM

Este bloque está integrado por 28 estados, es el tercer socio comercial, el segundo destino de exportaciones –recordando que Estados Unidos de América es el principal–, y la segunda fuente de inversión extranjera directa para México. Según datos de la Secretaría de Economía el comercio ha crecido cuatro veces desde su entrada en vigor y hasta 2017.

Pues bien, como se recordará en junio de 2016 las partes acordaron actualizar dicho instrumento e iniciaron diversas rondas de negociaciones y fue hasta abril de 2018, con la décima, que al fin se logró un “acuerdo en principio”, es decir, un consenso balanceado en temas sustantivos para todos los miembros. Los temas pendientes, que de acuerdo con la autoridad son mínimos, serán resueltos en breve por equipos técnicos.

Al igual que el TPP 11 –Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés)–, incluso el TLCAN –de concluir satisfactoriamente la renegociación–, el nuevo TLCUEM, tendrá una cobertura de última generación, esto es, contendrá disciplinas en comercio digital, telecomunicaciones, mecanismo de consulta en compras públicas, Pymes, transparencia, anticorrupción y desarrollo sustentable.

Entre las oportunidades comerciales que se abrirían para México está la exportación de productos agropecuarios como la miel, el jugo de naranja, el plátano, la carne de cerdo y res, el jarabe de agave; esto sin olvidar que quedaran salvaguardados productos emblemáticos de nuestra región como el mango ataulfo, el café de Veracruz, la vainilla de Papantla, y artesanías de madera y de tipo cerámica mayólica como talavera y olinalá.

Los textos del nuevo tratado aún están en proceso de negociación y habrá que esperar a los finales que serán al momento de la firma.