Aranceles le restarán competitividad al sector acerero: CEFP

El Centro de Estudios de la Cámara de Diputados advierte sobre las medidas comerciales realizadas por Estados Unidos
 El gobierno de Estados Unidos impuso aranceles al acero mexicano, como una medida proteccionista.  (Foto: iStock)

Para el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP), de la Cámara de Diputados, los cambios arancelarios adoptados por México ante las medidas comerciales realizadas por Estados Unidos, puede tener efectos relevantes en el desarrollo del sector del acero, pues le restará competitividad a la región de América del Norte.

En el documento “Régimen Fiscal de la Industria de Acero”, el CEFP destaca que las tarifas comerciales impuestas por Estados Unidos al acero y aluminio mexicanos “violan el marco legal definido por la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la normatividad establecida en el Capítulo VIII: Medidas de Emergencia del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN)”.

Tales medidas también podrían inhibir el comercio exterior entre estas dos naciones e incrementar los costos de producción que derivarían en un aumento de los precios de los bienes finales asociados. Sin embargo, precisa, las medidas aplicadas no tendrán un impacto relevante tanto en la economía como en las finanzas públicas.

LEE: MÉXICO RESPONDE CON MEDIDAS ARANCELARIAS

El Centro prevé que los programas de promoción para los sectores afectados aminorarán el efecto que estas modificaciones tendrían en el mercado.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la industria del Hierro y el Acero (Canacero), en México los sectores más afectados por los aranceles impuestos por México a productos de acero de EU son el de la construcción, el cual requiere del 61.5% de la producción total; el de insumos metálicos y el automotriz, que demandan 18.8 y 10.6% de la producción total, respectivamente.

El CEFP considera difícil cuantificar el impacto de las medidas arancelarias en las finanzas públicas. Sin embargo, “se puede afirmar que la imposición a las importaciones de los productos involucrados provenientes de Estados Unidos tendría un efecto recaudatorio”.

Precisa que el mayor impacto se vería reflejado en las variables macroeconómicas, en especial en los niveles generales de precio, debido al incremento de los productos e insumos que demanda la industria nacional, así como en las variables financieras derivadas de la volatilidad e incertidumbre en los mercados internacionales.