USMCA, ¿impulsa la reintegración de Norteamérica?

México tendrá que buscar tener la mayor participación posible en el otro 60% que le permiten las nuevas reglas de origen para el sector automotriz
.
 .  (Foto: Cuarto Oscuro)

"El avance fundamental que se ha alcanzado con el nuevo TLCAN (ahora llamado USMCA por sus siglas en Inglés) es que se mitigan las amenazas de aislamiento y se reabren los caminos de integración regional en Norteamérica. Queda ahora un trabajo de adaptación a las nuevas condiciones negociadas”, afirmó el socio de Baker McKenzie, Manuel Padrón.

LEE: USMCA VS COMERCIO DESLEAL

Entre las nuevas condiciones, una de las más discutidas tiene que ver con la industria automotriz; los agentes de este sector tendrán que adaptarse a las nuevas reglas de origen, especialmente a que el 40% del valor de producción de un vehículo y sus principales componentes tenga que ocurrir en Estados Unidos o en Canadá. Y que México tendrá que buscar tener la mayor participación posible en el otro 60%.

El nuevo TLCAN les da a los inversionistas de los tres países certidumbre sobre cómo serán las reglas de juego de su comercio por, al menos, los siguientes seis años, y la garantía de que las cadenas  productivas de la región seguirán organizadas como operan actualmente. Asimismo, es la confirmación de que no habrá incremento de aranceles entre ellos y es una señal muy positiva de que se alcanzó una modernización eficiente en la negociación, destacó el directivo.

Por último, Padrón afirmó que el proceso de renegociación dejó claro que el intercambio comercial entre naciones se debe adaptar a los contextos políticos y consideró que “existe la posibilidad de que se dé una firma presencial del nuevo tratado en la próxima reunión de la OMC en Buenos Aires a finales de año".