Historia atrás del arancel al tomate mexicano

El por qué del pago obedece a la terminación de un acuerdo celebrado con productores domésticos
.
 .  (Foto: iStock)

La nota del día, el Departamento de Comercio (DOC) de los Estados Unidos de América (EUA) decidió eliminar la aplicación del Acuerdo de suspensión a la investigación antidumping a las exportaciones mexicanas de tomate; y desde el 7 de mayo de 2019 se pagan derechos compensatorios provisionales de 17.5 %.

LEE: PIDEN AL GOBIERNO ACELERAR NEGOCIACIÓN DE ARANCEL A TOMATE

¿Pero de dónde deriva ello?

El 25 de abril de 1996, EUA inició una investigación sobre aranceles antidumping a los tomates frescos (tomate bola común, cherry, grape, roma, tipo pera y tomate de invernadero, excepto para su procesamiento) de nuestro país, en la cual en forma preliminar se estableció un arancel (cuota compensatoria) del 17.5 % en promedio, sobre el precio de venta.

Ante la inminente afectación, los productores-exportadores de este producto agrícola –apoyados por el gobierno federal, a través de las Secretarías de Economía (SE) y de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (SAGARPA)– firmaron con el DOC el “Acuerdo de suspensión antidumping al tomate mexicano”, con el que se evitó pagar –por cinco años– ese impuesto de importación a los EUA, previo cumplimiento de las formalidades establecidas al efecto en el mismo (registros, precios de referencia en dos periodos verano/invierno, requisitos en envases, certificaciones, etc.).

La vigencia de este instrumento fue de cinco años, y se renovó en 2002, 2008, y el 4 de marzo de 2013. Este último fue suscrito por una coalición de organismos de productores mexicanos en representación de sus miembros (Consejo Agrícola de Baja California, A.C.; CAADES Sinaloa A.C.; Asociación Mexicana de Horticultura Protegida A.C.; Unión Agrícola Regional de Productores de Hortalizas de Sonora; y la Confederación Nacional de Productores de Hortalizas).

Desafortunadamente, el DOC decidió eliminar la aplicación del Acuerdo, supuestamente por las demandas de legisladores y productores estadounidenses, por ende, se deberá pagar el 17.5 % de arancel, desde el 7 de mayo de este año, y se reactiva la investigación antidumping truncada desde 1996. De acuerdo con la SE, la determinación final se emitirá a más tardar el 19 de septiembre de 2019.

Al respecto, la dependencia señaló que, según el DOC, la Comisión de Comercio Internacional de ese país emitirá en 45 días la determinación final de daño a la industria, lo que podría suceder alrededor del 1o. de noviembre de este año; y con ello se definirá la imposición definitiva de impuestos antidumping al tomate mexicano, o su libre acceso.

Por otra parte, existe la posibilidad de que los productores con apoyo de la SE, y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural –SADER, antes SAGARPA– y la Embajada de México en EUA pudieran reiniciar próximamente las negociaciones con el DOC para que se vuelva a permitir el ingreso del tomate a su mercado sin dicho impuesto compensatorio, tanto para sus consumidores e industrias que lo utilizan como insumo.