Más reformas para armonizar con el T-MEC

Los cambios más importantes serán en materia de propiedad intelectual, cambios en impuestos generales de importación y ajustes en normalización de la conformidad
.
 .  (Foto: iStock)

La Secretaría de Economía enviará al Congreso de la Unión un paquete de reformas a leyes y reglamentos para armonizar la legislación mexicana con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El llamado Paquete T-MEC incluye cambios en la legislación mexicana en materia de propiedad industrial e intelectual, la incorporación del delito de grabación no autorizada de obras cinematográficas, el establecimiento de normas sobre variedades vegetales, cambios en impuestos generales de importación y exportación y ajustes en la normalización de conformidad, entre otros.

Las modificaciones tendrán un alcance mayor a las obligaciones derivadas del T-MEC, porque se aprovechará para hacer la concordancia de la legislación local con el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT, o CPTPP, por su sigla en inglés) y la modernización del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM).

También el Paquete T-MEC incluirá la iniciativa de una nueva Ley de Propiedad Industrial.

Entre los cambios concretos está una reforma al Código Penal en materia de grabación autorizada de obras cinematográficas, una reforma a la Ley Federal de Variedades Vegetales y un ajuste al Acuerdo de la Haya sobre un registro internacional de dibujos y modelos industriales.

Adicionalmente, se requiere la aprobación de la sexta recomendación de enmienda a los textos de codificación de mercancías de la Organización Mundial de Aduanas, y una nueva Ley Federal de Metrología y Normalización.

Compuesto por 34 capítulos y 12 cartas al margen, el T-MEC retiene la mayoría de los capítulos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), realizando cambios notables en las disposiciones de acceso al mercado para automóviles y productos agrícolas, y en normas sobre inversiones, compras gubernamentales y derechos de propiedad intelectual. Además se abordan nuevas cuestiones, como el comercio digital, las empresas estatales y la desalineación de la moneda.

El TLCAN fue el primer acuerdo de libre comercio que incluyó un capítulo sobre derechos de propiedad intelectual. A su vez, el T-MEC mantendría las protecciones centrales del TLCAN para los derechos de autor, patentes, incluidos los periodos de exclusividad para datos de prueba y secretos comerciales, marcas comerciales e indicaciones geográficas, así como requisitos de cumplimiento específicos.

Las disposiciones del T-MEC incluyen: 10 años de protección de datos para productos biológicos; duración del derecho de autor extendida a 70 años; prohibiciones de elusión de medidas de protección tecnológicas; sanciones penales y civiles por robo de secretos comerciales, incluso por parte de empresas estatales y robo cibernético; y disposiciones de protección de derechos de autor sobre responsabilidad del proveedor de servicios de Internet.

Graciela Márquez, secretaria de Economía, informó que el gobierno federal prepara un documento explicativo sobre esta armonización legislativa, el cual será enviado a los legisladores mexicanos.

El pasado 19 de junio, el Senado de la República dio su aprobación al Protocolo por el que se sustituye el TLCAN por el T-MEC, firmado en Buenos Aires el 30 de noviembre del 2018, así como los seis acuerdos paralelos entre el gobierno de México y el gobierno de Estados Unidos.

Un proceso similar se está llevando a cabo en Estados Unidos. Hasta ahora, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no ha fijado una fecha de votación para la ratificación del T-MEC.

Las preocupaciones de los demócratas se pueden resumir en cuatro puntos: asegurar el cumplimiento (enforcement) de la legislación laboral, fortalecer las reglas de protección al medio ambiente, fortalecer los derechos de los trabajadores y disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas.

Algunos demócratas han propuesto modificar el texto central del T-MEC para atender estas preocupaciones.

El representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, pidió a Pelosi ratificar lo más pronto posible el T-MEC, a través de una carta que le envió el 30 de mayo al presentar al Congreso estadounidense un borrador del Statement of Administrative Action, un resumen para futuras discusiones sobre temas relacionados con el T-MEC.

Paquete de reformas legislativas sobre el T-MEC

  • Iniciativa de una nueva Ley de Propiedad Industrial
  • Reforma al Código Penal en materia de grabación autorizada de obras cinematográficas
  • Reforma a la Ley Federal de Variedades Vegetales
  • Ajuste al Acuerdo de la Haya sobre un registro internacional de dibujos y modelos industriales
  • Sexta recomendación de enmienda a los textos de codificación de mercancías de la Organización Mundial de Aduanas
  • Nueva Ley Federal de Metrología y Normalización

Congreso de eu regresa este mes

Seade confía en que EU apruebe el T-MEC antes de concluir el 2019

Con voluntad política, el subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Jesús Seade Kuri, confió en que el Congreso de Estados Unidos apruebe el acuerdo del T-MEC antes de finalizar este año.

El funcionario destacó que hay condiciones favorables, pues no hay una división profunda entre demócratas y republicanos.

“Pese al receso en el Congreso estadounidense, continuaron los trabajos técnicos (...) Yo si sigo poniendo mi dinero de que esto se resuelve en los próximos dos meses”, manifestó, tras participar en la conferencia de prensa en conmemoración y repudio de la Comunidad Americana en México, a 30 días de la masacre en El Paso, Texas.

“Nosotros desde hace mucho tiempo (enero a marzo) apostábamos porque se concluyera la ratificación en Estados Unidos antes del receso en julio porque si se iba después del receso ya iba a estar demasiado politizado”, indicó.

El 7 de julio, el Congreso de Estados Unidos entró en receso y retomará trabajos este próximo 9 de septiembre.

“Yo no estoy tan preocupado de que eso no haya sucedido, porque el escenario de gran preocupación hubiera sido que llegáramos a fin de julio con divisiones totales, con un desentendimiento total entre las distintas agrupaciones (...) Ése no fue el caso. El avance en los trabajos en el diálogo durante junio y julio fue muy bueno”, concluyó.