De existir imposiciones en TLCAN, México lo dejaría

En cuanto a las remesas para el país, se trata de un asunto no negociable por ser el sustento de familias
.
 .  (Foto: Cuarto Oscuro)

México no aceptaría un Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si Estados Unidos propone imposición de aranceles de cuotas o de cosas que restrinjan la libertad del comercio y el acceso de los productos mexicanos manufactureros, agrícolas y de servicios y en todo caso, preferiría abandonarlo.

“(…)no tenemos por qué aceptarlo, ni lo vamos a aceptar. No vamos a aceptar cualquier tipo de renovación del Tratado de Libre Comercio; preferimos, en todo caso, abandonar el tratado que tener una mala negociación y en eso hemos sido claros”, aseveró el titular de la  Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE),  Luis Videgaray Caso

Asimismo, informó que la dependencia a su cargo está destinando “un número importante de recursos humanos” para preparar la defensa jurídica ante los diversos panoramas sobre la posible construcción de un muro transfronterizo al norte del país.

Recalcó que México no realizará cualquier tipo de cooperación financiera para la construcción de una barrera física con Estados Unidos, la cual sería la continuación de un muro que cuenta con cerca de 600 kilómetros, pues representa un acto hostil.

“Reconocemos en EU un Estado soberano, pero si la construcción del muro o cualquier otra cosa viola tratados limítrofes, ambientales, regulación de derecho internacional en cualquier materia, vamos actuar de manera oportuna; agotaremos todo esfuerzo ante instancias internacionales, incluidas las cortes estadounidenses”, advirtió Videgaray.

Detalló que en derecho ambiental, esta barrera podría afectar diversos tratados de límites, ya que evitaría la distribución equitativa de aguas del Río Bravo y el Río Colorado.

En cuanto a las remesas para México, añadió, es un asunto no negociable, porque son flujo de divisas no sólo desde el punto de vista macroeconómico, sino un sustento fundamental para muchas familias de bajos ingresos en zonas rurales.

En derechos humanos, existirían violaciones en la propiedad privada, la cultura, la no discriminación, “pero esto se configuraría a partir del acto concreto de la construcción, en virtud de que esto no ha ocurrido, y cualquier intento de acción jurídica carecería de elementos aprobatorios en este momento”.

Los diputados federales, afirmó el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, diputado Víctor Manuel Giorgana Jiménez, “no asignaremos un solo centavo para ese perverso fin que promueve la exclusión, la xenofobia, la intolerancia y que divide a las sociedades”. Pero “si insisten en su fantasía, no descartamos, en su momento, de la adopción de medidas que transfieran esos costos a intereses estadounidenses”, advirtió.