Violencia psicológica ¿conlleva al suicidio?

Las consecuencias del sometimiento reflejan afecciones físicas y emocionales que orillan a la depresión
 .  (Foto: Getty)
México, (Notimex) -

El maltrato psicológico es reforzado al momento en que las víctimas “naturalizan” las actitudes del agresor que conllevan a un estado de estrés continuo reflejado en afecciones físicas y mentales que pueden orillar al suicidio, alertó la académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Noemí Díaz Marroquín.

La especialista, refirió que en México el 68 % de las mujeres de 15 años o más sufrieron en cierto momento algún tipo de violencia, no obstante existe un sub-registro de agresiones no reconocidas debido a que no son identificadas por las víctimas.

“Lo más evidente serían los gritos, golpes, humillaciones y descalificaciones, pero hay otro tipo más sutil, códigos de comunicación que pueden incluir lenguaje no verbal como miradas, gestos, ademanes, tensión muscular y tono de voz; es decir, no solo es lo que se dice, sino cómo y en dónde. No deja marcas en el cuerpo y una de las razones por la que no se detecta es porque se considera normal”, destacó.

Sin embargo, las consecuencias en la salud mental y física recae a un estado de estrés continuo con afecciones físicas (gastritis, apetito desmedido o falta de este; alteraciones del sueño; problemas ginecológicos; cefaleas e infecciones recurrentes);  y paralelamente se disminuye el autoestima, porque sienten vergüenza, confusión, ansiedad y depresión que conduce al suicidio.

Explicó que la violencia es una forma de ejercer poder sobre el otro y obtener sumisión, dichas actitudes, pueden ser aplicadas como indiferencia, desprecio, humillación y agravios que generalmente no se encuentran en un registro consciente de agresión.

Finalmente, apuntó que la violencia psicológica es “cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad” de la persona, la cual puede consistir en negligencia, abandono, manipulación, descuido reiterado, celotipia, humillación, insultos, marginación, indiferencia, comparaciones destructivas, amenazas, abuso verbal, aislamiento, monitoreo de las conversaciones, control de su tiempo y críticas.