Empresas con e-commerce requieren de estrategias vs fraude

Se deben implementar herramientas efectivas de detección de fraude móvil y tácticas de administración de incidentes: Ingenico ePayments
 .  (Foto: iStock)
México (Notimex) -

Debido al incremento de fraudes electrónicos originados del comercio digital, es urgente implementar estrategias eficientes y efectivas para contrarrestar el delito, destacó el director general de Ingenico ePayments en Latinoamérica, Matías Fainbrum.

En un comunicado, el directivo destacó que “el panorama de crecimiento que presenta el comercio en línea incluye el previsible aumento del índice de fraudes, por lo que las empresas deben ocuparse más en prevenir los delitos por vía electrónica”.

LEE: E-COMMERCE, ¿CÓMO BENEFICIA VENTAS LOCALES E INTERNACIONALES?

Refirió que según datos de la división de comercio en línea y móvil de Grupo Ingenico, en México se deben implementar herramientas efectivas de detección de fraude móvil a través de tácticas integrales de administración para mejorar los índices de prevención.

Explicó que “la realidad es que el comercio en línea sigue avanzando en los distintos canales, y solo los comercios que diseñen estrategias optimizadas contra el delito podrán aprovechar las oportunidades de crecimiento que se presenten, a la vez que minimizan los riesgos”.

Es decir, mientras que los canales de compra se multiplican y diversifican, crece el riesgo de fraudes en las operaciones comerciales, por lo que cualquier empresa podría mantener “bajo” su índice de incidencias si “pone en marcha un sistema preciso de detección automatizada” con lo cual evitaría gastos innecesarios.

Para ello, los empresarios podrían implementar una combinación de herramientas que determinen el nivel de riesgo de fraude como la revisión del historial crediticio, las órdenes del cliente, la confirmación del correo electrónico, el cotejo del nombre del pagador y la detección de proxy.

Finalmente aclaró que el que se propaguen técnicas sofisticadas de los defraudadores representa una exigencia para los comercios para que desarrollen instrumentos para la administración de fraude.