Reiteran prohibición de animales marinos en espectáculos itinerantes

El traslado constante que exigen los espectáculos itinerantes provoca estrés crónico, que desencadena múltiples enfermedades y aumenta la tasa de mortalidad de los mamíferos marinos
.
 .  (Foto: iStock)

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) negó el amparo para mantener la exhibición de animales marinos en espectáculos itinerantes.

Lo anterior luego de la revisión de la constitucionalidad del artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre que, a raíz de una reforma de 2015, prohíbe la utilización de mamíferos marinos en espectáculos itinerantes como circos y ferias.

LEE: MÁS AMPAROS NEGADOS POR LA SCJN

La Corte sostuvo que pese a que la prohibición del artículo en cuestión debía ser analizada a la luz del derecho humano a un medio ambiente sano, pues es una medida especial para el manejo y conservación de las especies en riesgo; no resulta comparable la situación de los espectáculos itinerantes que utilizan mamíferos marinos con aquella de los espectáculos fijos, pues el traslado constante que exigen los espectáculos itinerantes provoca estrés crónico en este tipo de animales, lo que desencadena múltiples enfermedades y consecuentemente
aumenta la tasa de mortalidad de los mamíferos marinos.

Asimismo, resolvió que el artículo 60 Bis en cuestión no actúa sobre el pasado desconociendo el derecho para realizar actividades de exhibición de delfines y lobos marinos, pues las autorizaciones se rigen por el objetivo de conservar determinadas especies de vida silvestre, de manera que debe actualizarse atendiendo a las metas de corto, mediano y largo plazo que fije la Ley General de Vida Silvestre.

Finalmente, sostuvo que la imposición de modalidades para el aprovechamiento de las especies de mamíferos, así como las limitaciones a su libertad del trabajo son constitucionales, ya que atienden a la finalidad constitucional de mejorar la calidad de vida de estas especies en riesgo; por lo que negó el amparo a la sociedad que presentó la solicitud de revisión.