Economía mexicana libró el 2017, ¿será igual en 2018?

Existen varios factores y circunstancias que podrían derivar en un alza abrupta de la inflación y una baja en la competitividad del país
.
 .  (Foto: iStock)

Por Miryam López

El balance de 2017 se podría considerar “positivo”, pues el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo un 2.4% en crecimiento sobre el 2.1% previsto; sin embargo, este es insuficiente para el potencial y las necesidades del país, aseguró el titular de estudios económicos de Scotiabank, Mario Correa.

Algunos de los principales preocupaciones que impactaron el 2017 versaron sobre la finalización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la normalización más abrupta del Sistema de la Reserva Federal (FED) en la política monetaria, la evolución negativas de los mercados financieros internacionales y la caída del petróleo; sin embargo se presentaron factores positivos en la producción automotriz, servicios financieros, consumo, exportaciones y la actividad financiera.

No obstante también se registró una contracción en la extracción petrolera, y una disminución en la construcción de obra pesada, asociada al gasto público, así como un repunte en la inflación.

Ante ello, “la política fiscal se endureció para asegurar que la deuda publica dejara de crecer en proporción del PIB (…) y la política monetaria ha reaccionado de forma más rápida a lo que se esperaba en el mercado para asegurar que el brote inflacionario del 2017 se revirtiera en 2018”, indicó el especialista durante el “Seminario: Perspectivas económicas de 2018”.

¿Qué nos espera para el 2018?

“Hay que comenzar por señalar que el escenario económico para 2018 está sujeto a una elevada incertidumbre ante los retos y riesgos tanto en lo económico como en lo político”; además, de que en el entorno global se espera un crecimiento del 3.8%, respecto al 3.7% previsto para 2017.

En ese sentido, el ejecutivo puntualizó los principales rubros en los que se sustenta el pronóstico económico para este año.

  • La reforma fiscal de EU provocará un dinamismo en el consumo y una aceleración de la inversión, por lo que México tendrá una mejora gradual, pues “la inercia de la economía” permitirá que nuestro PIB sea de 2.4%, respecto a un 2.7% anticipado.
  • En la recuperación industrial se crecerá un 1.9%
  • Se anticipa que la minería y la construcción disminuya, así como el sector servicios; pese a que este último tiene mayor índice de expansión
  • Se prevé un crecimiento de 3.3% real anual en el consumo privado, debido a que se espera un mayor ritmo en la actividad económica, la creación de empleos, flujo de remesas y descenso de la inflación
  • En la inversión, se anticipó un crecimiento del 1.3% real anual
    “La inflación será una de las variables clave para observar en 2018, ya que su desempeño tendrá repercusiones sobre la política monetaria, las tasas de interés, la conformación de perspectivas y la actividad económica”
  • Se anticipa un par de incrementos en las tasa de referencia del Banxico (en el primer trimestre y otro en octubre)
  • La inflación se ubicará en un 4.33%
  • El tipo de cambio mantendrá la volatilidad, por lo que se ubicara aproximadamente en los 19.5 pesos al cierre del año

Tendencias de 2018

  • La renegociación del TLCAN se pospondrá para 2019
  • La inflación en el mundo tendrá “niveles aceptables”
  • Los efectos de la reforma tributaria de EU “serán relativamente modestos”
  • El precio del petróleo mejorara conforme a la expansión económica del mundo
  • El proceso del Brexit continuará sin generar disrupciones en los mercados financieros
  • La política monetaria de la FED será gradual y sin grandes afectaciones en los mercados
  • El proceso electoral mexicano continuara “ordenada y sin grandes sobresaltos”