Crean nuevo concepto de marca

Se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley de la Propiedad Industrial
.
 .  (Foto: iStock)

Se publicó en el DOF de este 18 de mayo de 2018 el decreto en el cual se modifica la Ley de la Propiedad Industrial (LPI). Entre los cambios presentados, destacan varias aclaraciones sobre plazos; especifican o definen requisitos; a continuación se detallan los puntos más destacados:

  • redefinición del concepto de marca, porque ahora será distinguido como todo signo perceptible por los sentidos y susceptible de representarse; con esta nueva definición se amplían las posibilidades de registrar nuevos signos.
    Tal amplitud es así, que se modificó también el artículo 89 de dicha ley, en donde se agregaron como susceptibles de registro: denominaciones, letras, números, elementos figurativos y colores, sonidos, olores, pluralidad de elementos operativos e incluso la combinación de algunos o todos los anteriores
  • se conceptualiza un nuevo tipo de marca: marca de certificación, misma que se define como  signo que distingue productos y servicios, cuyas cualidades u otras características certificadas por el titular. De ella se debe esperar que la Corte haga mayores aclaraciones ya que podría asemejarse a las indicaciones geográficas o denominaciones de origen
  • en las marcas notoriamente conocidas y famosas, ya no será un requisito previo que estén registradas en México para poder solicitar una declaratoria; lo cual podría derivar un análisis de beneficios o desventajas para las empresas que ya tienen un registro de este estilo, y
  • se adicionan nuevos requisitos de registro, lo cual provocará que la autoridad tenga que modificar sus formatos de solicitud

Esta enmienda lejos de ser benéfica requerirá un nuevo estudio de todos los conceptos que los legisladores incluyeron, así como que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) apoye en la transición de los mismos con el fin de obtener registros exitosos.

Finalmente lo dispuesto en este decreto entrará en vigor el 10 de agosto de 2018.