Impartición de justicia a personas con discapacidad

Los criterios adoptados por el juez deberán ajustarse al modelo de derechos humanos
 .  (Foto: Getty)

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió el amparo directo en revisión 4441/2018 en sesión de 11 de noviembre de 2018, en el cual precisó los criterios a seguir en los procesos judiciales que involucren a personas con discapacidad.

  LEE: ¿FIN A LA DISCRIMINACIÓN LABORAL POR DISCAPACIDAD?

Determinó que las personas con discapacidad tienen derecho a una protección especial por parte del Estado; sin embargo, no siempre su vulnerabilidad social se traduce en una desventaja procesal.

Igualmente, consideró que cuando una de las partes en el juicio es una persona con discapacidad, el juez no tiene porqué adoptar medidas especiales, a menos que derivado de su discapacidad, la persona se encuentre imposibilitada para probar hechos en el juicio.

Lo anterior, es así, porque realizar ajustes en los casos en que no existe desventaja procesal de la persona con discapacidad, vulnera el derecho a la igualdad de la contraparte, al establecerse una condición favorable injustificada.

D e tal suerte que si una de las partes sostiene que tiene una discapacidad, el juez a fin de cumplir con el principio de igualdad y de ajuste razonable, deberá:

  • analizar si el solicitante tiene una discapacidad y determinar si se traduce en una desventaja procesal que impide el acceso a la justicia
  • verificar que la desventaja procesal no haya sido corregida a través la ley
  • corroborar que la facultad, cuyo ejercicio es solicitado o que la autoridad jurisdiccional pretende efectuar, forme parte de su ámbito competencial, y
  • confirmar que dicha facultad es idónea para reducir la desventaja procesal enfrentada por la persona con discapacidad, sin lesionar desproporcionadamente derechos de terceros