Revertir reforma energética traería desbasto: Canacintra

Procesos licitatorios y de contratación a particulares deben limpiarse en caso de corrupción, pero la apertura de mercado debe seguir para garantizar producto suficiente
.
 .  (Foto: iStock)
México (El Economista) -

México no puede darse el lujo de dar marcha atrás a la reforma energética, pues está latente el grave riesgo de caer en desabasto de gasolina, gas natural, de gas LP e incluso de energía eléctrica. Si no existe la participación de la Iniciativa Privada para echar andar la maquinaria, nuestro país no tendrá viabilidad en el corto plazo y entonces podríamos sufrir apagones y parálisis en la planta productiva nacional, sentenció el próximo presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), José Enoch Castellanos Férez.

Luego de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador suspendió y canceló proyectos energéticos para ser revisados por presuntas prácticas de corrupción, en entrevista con El Economista, el ingeniero químico destacó que la reforma energética de hidrocarburos ha sido “muy aplaudida a nivel internacional por su transparencia y lo sólida que es la legislación, al permitir la participación privada en el sector energético”.

Si la excusa es la corrupción, que se castigue a los que cometen ilícitos, afirmó. “De ninguna manera se puede cancelar la reforma, porque se mandarían dos mensajes sumamente perniciosos para el país: 1) caeríamos en rechazar la inversión privada, extranjera y nacional, y 2) condenaríamos al país a, en un corto plazo, quedarnos sin energéticos, y con ello sin fuerza para promover la industria”.

“Sería una situación catastrófica para el crecimiento económico del país”, alertó el candidato único para dirigir la presidencia de los industriales de la transformación en México para el periodo 2019-2020.

El empresario veracruzano manifestó que la corrupción no debe monopolizar la discusión nacional y debe ser considerada la impunidad por encima de ésta y, por lo tanto, castigarse. Al hacer un recorrido por el país, Castellanos Férez mencionó que la máxima preocupación de los 50,000 empresarios que aglutina la Canacintra, a través de sus 78 delegaciones y 104 ramas industriales es que “nuestro gobierno federal no le dé la espalda al empresario”.

La relación con el Presidente López Obrador “será muy respetuosa y siempre propositiva. Vamos a construir”, consideró el virtual presidente de la Canacintra. Pero para ello, “tenemos que hablar el mismo lenguaje”, en el que se acredite que “cualquier economía exitosa en el mundo, lo ha hecho teniendo como columna vertebral su industria, porque somos los creadores de empleos y responsables de las inversiones”, agregó.

A los 77 años de la consolidación del gremio de la industria de la transformación, la Canacintra también está dispuesta a cambiar y transformar al país. No obstante, “no creemos que México pueda sacar a tanta gente de la pobreza, si no es con educación y empleo”, dijo Castellanos. Sí hay que dar apoyo a los que están en extrema pobreza, pero es mejor darle educación y empleo, insistió: “El presidente López Obrador tiene la oportunidad de dar un rostro social a una economía de mercado que sí generó desigualdad, pero puede ser un referente internacional, en un mundo polarizado y lo puede hacer de la mano de la Iniciativa Privada”.

¡La fuerza de la Industria!

Enoch Castellanos, quien asumirá el cargo de presidente de la Canacintra el próximo 5 de marzo, en presencia del jefe del Ejecutivo, expresó que con la representación de 3 millones de trabajadores y de gente que proviene de la cultura del esfuerzo, donde 98% de los agremiados son micro, pequeños y medianos empresarios, “queremos aportar al gobierno federal con la estabilidad macroeconómica en condiciones adecuadas, convertirnos en parte de la solución y no en el problema”. Entre sus ejes como dirigente empresarial está la sustentabilidad (energía limpia y garantía de combustibles) en la industria y el Estado de derecho para transparentar los procesos con los tres niveles de gobierno.

Ahora, sin un Instituto Nacional del Emprendedor ni ProMéxico, la Canacintra asumirá el reto de convertirse en un organismo que venda sus servicios de promotor de exportaciones y de apoyos a las pequeñas y medianas empresas.

“Habrá que buscar fondos de organismos multilaterales. Estoy convencido de que hay dinero que se puede bajar hacia las pymes si asistimos al BID, a la OCDE, o al BM. Con programas serios podemos acceder a financiamiento.

“La Cámara no se quedará anclada a esquemas del pasado. El pueblo de México habló de un cambio y tenemos que dar la oportunidad a AMLO de introducir sus planes de gobierno, siempre y cuando se sujeten a reglas de economía de mercado y democracia liberal, (el Ejecutivo) contará con todo el apoyo de los empresarios de Canacintra”, puntualizó Castellanos.

Castellanos: ascenso dentro de Canacintra

Chiapaneco de nacimiento, pero veracruzano de corazón, Enoch Castellanos es ingeniero químico de profesión y graduado por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, es un conocedor del sector energético.

Afirma que asumir el cargo de vicepresidente nacional de Delegaciones de Canacintra en el 2013 le permitió conocer de primera mano las demandas y necesidades del empresariado mexicano, que van desde el fabricante de clavos, pasando por proveedores de grandes empresas, hasta la agroindustria.

Más tarde, a Castellanos se le nombró tesorero de la Canacintra, en donde aplicó los conocimientos de su maestría en Administración de Empresas por la Universidad de las Américas de Puebla, donde, asegura, administró los recursos de los afiliados con eficiencia y honestidad.

Con información de El Economista.