¿Cómo regulará Banxico las criptomonedas?

De acuerdo con el embajador Blockchain UNAM, lo más probable es que el Banco de México contemple distintos niveles de criptomonedas
.
 .  (Foto: iStock)

El banco estadounidense JP Morgan, uno de los más grandes del mundo en términos de capitalización de mercado, recién presentó su criptomoneda, la JPMCoin. En México, a casi un año de la promulgación de la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnología Financiera (Ley Fintech), está por vencer el plazo establecido para que el Banco de México dé a conocer los activos virtuales, nombre que se les da a las criptomonedas en la regulación, con los que podrán operar las Instituciones de Tecnología Financiera.

JP Morgan ha establecido condiciones bastante restringidas para el uso de su criptomoneda. En un primer momento, sólo grandes corporaciones podrán utilizarlas para realizar pagos internacionales.

La JMPCoin guardará similitudes con las llamadas stable coins, criptoactivos cuyo valor es el mismo que el de otra divisa, en este caso el dólar estadounidense. De acuerdo con información de la cadena CNBC, los usuarios podrán canjear 1 dólar por una JMPCoin y después de que estos hayan usado las criptomonedas para comprar o pagar, el banco destruirá las criptomonedas y entregará los dólares a los receptores.  

LEE ¿MONEDERO DE CRIPTOMONEDAS?

A diferencia de JP Morgan, Banxico es un banco central al que se le ha encomendado la misión de elegir aquellos activos que se transaccionan bajo un control descentralizado. Mientras que el Banco de México respalda, de forma centralizada, al peso, la moneda de curso legal en México; los criptoactivos obtienen su confianza a través de una red descentralizada, controlada por varios participantes, blockchain.  

La Ley Fintech establece que un activo virtual es una representación de valor registrada electrónicamente y utilizada entre el público como medio de pago para todo tipo de actos jurídicos y cuya transferencia únicamente puede llevarse a cabo a través de medios electrónicos.

Para seleccionar las criptomonedas autorizadas, el banco central tendrá que tomar “en cuenta, entre otros aspectos, el uso que el público dé a las unidades digitales como medio de cambio y almacenamiento de valor así como, en su caso, unidad de cuenta; el tratamiento que otras jurisdicciones les den a unidades digitales particulares como activos virtuales, así como los convenios, mecanismos, reglas o protocolos que permitan generar, identificar, fraccionar y controlar la replicación de dichas unidades”.

De acuerdo con especialistas consultados por El Economista, estos criterios son demasiado generales para saber si se debe autorizar una criptomoneda sobre otras, por lo que el Banco de México tiene una labor titánica para considerar todos los factores que afectan al mercado de las criptomonedas, cuyo valor, de acuerdo con el sitio Coinmarketcap, alcanza 120,290 millones de dólares repartidos en más de 2,500 divisas digitales.   

Eloísa Cárdenas, miembro de la Comisión de Tecnologías Emergentes del Colegio de Contadores, el Banco de México debe considerar el volumen de transacciones, la relación entre los criptoactivos y las casas de cambio (exchanges) que hay en México, la liquidez de cada criptomoneda y la trazabilidad que se puede hacer sobre cada activo y el protocolo de cada criptodivisa y sus vulnerabilidades.

En una charla durante la Digital Week, una serie de conferencias impartidas por la eBusiness Academy, Mauricio Ocampo, director de Legal Hackers en México, y Jesús León, embajador de Blockchain UNAM, hablaron con El Economista sobre los aspectos que el Banco de México debe considerar para conformar la lista de criptomonedas que podrán usar las ITF.

“Para saber si se debe autorizar o no una criptomoneda lo primero que se debería hacer es revisar su white paper, que incluye las características técnicas y el proyecto financiero de la criptomoneda como tal”, dijo Jesús León, quien también sugirió que se contemple a las criptomonedas que ya son aceptadas por las empresas fintech en México, como Bitso y Volabit y que se les pregunte a estas compañías por qué transaccionan con ellas.

De acuerdo con el embajador Blockchain UNAM, lo más probable es que el Banco de México contemple distintos niveles de criptomonedas, de acuerdo con la velocidad, la seguridad y la estabilidad de cada una.

Mauricio Ocampo, que también es socio del despacho especializado en derecho de las tecnologías Techno Law Geek, aseguró que si el banco central realiza un listado de criptomonedas la regulación será interminable, por lo que debe considerar principios generales que, en lugar de limitar el número de activos que las ITF pueden utilizar, lo que podría generar conflictos entre los distintos participantes del mercado de las criptomonedas, evite que haya criptomonedas vulnerables o que estén expuestas al fraude.  

Con información de El Economista.