Alemania vs. Facebook

Se limita que servicios como Whatsapp e Instragram transfieran datos a Facebook sin permiso del usuario
.
 .  (Foto: iStock)

La Oficina Federal Antimonopolio alemana (Bundeskartellamt) ordenó a Facebook que cese o limite la compartición de datos entre sus servicios y sitios web de terceros si los usuarios no otorgan su consentimiento expreso.

Esto porque se considera que conforme a las condiciones de servicio del gigante del ciberespacio, los usuarios únicamente pueden usar la red social bajo la condición establecida de que la empresa tiene la capacidad de recoger los datos de estos en aplicaciones de sus distintas plataformas y en portales fuera de Facebook.com.

Datos que una vez recopilados son enlazados con los de la cuenta de usuario de Facebook. El órgano germano sostiene que Whatsapp e Instagram pueden seguir recolectando datos; sin embargo, si desean vincularlos a un perfil de Facebook tendrán que solicitar el consentimiento voluntario del usuario, que si no lo da, los datos deben permanecer intactos en cada servicio de forma independiente.

LEE: ¿FACEBOOK RESPONSABLE POR GENOCIDIO?

Mismo criterio se aplica para los datos conseguidos de páginas de Internet de terceros, solamente podrán relacionarse con los de las cuentas de Facebook si los usuarios otorgan su permiso para ello.

El Bundeskartellamt afirma que la forma en la que Facebook retoma, fusiona y emplea los datos es un abuso de posición dominante, por lo que supone para sus usuarios y competidores que no pueden beneficiarse de una experiencia nutrida por tantos datos de servicios separados, lo que les representa una ventaja en publicidad y calidad de servicio.

Adicionalmente, denuncia que más allá de plataformas en las que el usuario ha iniciado sesión, existen sitios y aplicaciones en las que la recolección de datos se produce con la mera presencia de un botón “Me gusta”. El comportamiento de Facebook viola las reglas europeas de protección de datos, pero ha cooperado con las autoridades en la materia para clarificar los problemas.

La empresa puede apelar la decisión del organismo ante la justicia alemana, en concreto porque la situación deriva de un asunto competencia de la Düsseldorf Higher Regional Court.

Sin embargo, el coloso del ciberespacio ha respondido ya mediante un comunicado en el que sostiene que se subestima la competencia a la que la empresa es sujeta en Alemania, así como que se hace una interpretación errónea de la legislación en materia de protección de datos personales.

Se sostiene que existe una competencia sana en Alemania y que para cumplir con la legislación se han modificado y lanzado nuevas experiencias de publicidad y que pronto estará disponible una herramienta denominada Clear History con la cual podrá visualizarse qué información se obtiene de los sitios de Internet.

Se refiere que usar información de todos los servicios ayuda en la protección de la seguridad de las personas, en especial en casos de comportamientos abusivos o cuentas vinculadas con terrorismo, abuso de menores o intervención con fines electorales. Finalmente, se alega que la vigilancia del cumplimiento de estas normas es competencia de las autoridades de protección de datos y no de la defensa de la competencia.