Australia vs contenido violento

Se aprueba una ley para castigar a las redes sociales que promuevan la violencia
.
 .  (Foto: iStock)

Últimamente Australia se ha caracterizado por imponer normas restrictivas como la que la oposición laborista y la coalición liberal-nacional está en busca de eliminar los contenidos violentos y extremistas en redes sociales.

  LEE: ¿FACEBOOK RESPONSABLE POR GENOCIDIO?

El texto fue redactado en el contexto de la matanza terrorista de Christchurch, Nueva Zelanda que ha suscitado temor debido al video de la masacre que se difundió por múltiples plataformas y en redes sociales como Facebook.

La propuesta prevé grandes multas a las empresas que no eliminen los contenidos y no avisen a la policía federal. Se contempla a los videos que muestren actos terroristas, asesinatos y sus intentos, tortura, violación y secuestros.

El Fiscal General de Australia manifestó su apoyo por la iniciativa, porque considera que así el gobierno tendrá la capacidad de responder ante lo que una empresa como Facebook permite indebidamente.

Las multas por no eliminar de forma efectiva (un jurado lo determinará) y/o comunicar a las autoridades, puede suponer hasta un 10 % del beneficio anual de las compañías; los empleados de las redes sociales implicados enfrentarían hasta tres años de cárcel.

Los legisladores han asegurado que los directivos no terminarán en prisión. Sin embargo, no han hecho la misma afirmación respecto a los trabajadores que siguen órdenes.

El Digital Industry Group, consorcio de compañías del sector de tecnologías ha sostenido que la ley ha sido concebida y aprobada en cinco días sin una consulta significativa, no ataca el discurso del odio y con el gran volumen de contenidos que se suben a Internet a cada segundo, es un problema complejo que no puede resolverse sin consultar expertos y en un periodo tan corto.

Expertos temen que las empresas deban establecer filtros que impliquen una censura, como los que se ubican en el artículo 17 de la directiva europea de copyright. Por ejemplo, Facebook tuvo que afrontar 1,5 millones de subidas del video de la masacre, pero los moderadores y la detección por inteligencia artificial solamente pudieron hacer frente a 1,2 millones, por lo que 300,000 quedaron publicadas en la red social.