Clase media mexicana se mantiene estable: OCDE

De acuerdo con el organismo, aún se encuentra en el menor promedio de los países que la integran
.
 .  (Foto: Cuarto Oscuro)
México (Notimex) -

El tamaño de la clase media de México se ha mantenido relativamente estable, pero es mucho más pequeña que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En el informe “Bajo presión: la reducción de la clase media”, la OCDE informa que en promedio 61 por ciento de la población en el organismo internacional se encuentra en este grupo de ingreso, mientras que en México es 45%.

Señala que en la mayoría de los países de la OCDE, la clase media se ha reducido debido a que, para las generaciones jóvenes, es cada vez más difícil alcanzar la clase media, definida como unos ingresos de entre 75 y 200% del ingreso nacional mediano.

Así, mientras que casi 70% de los nacidos en la generación de la posguerra (los Baby Boomers, 1942-1964) formaban parte la clase media cuando tenían 20 años, en la Generación X (1965-1982) bajó a 64%, y solo 60% de la generación del milenio (los Millennials, 1983-2002) pertenecen a la clase media en la actualidad.

LEE: MÉXICO, ENTRE PAÍSES DE LA OCDE CON MENOS DESEMPLEO EN 2018

En el caso de México, la OCDE reporta que 48% de los Baby Boomers formaba parte de la clase media cuanto tenían 20 años, 46% en la Generación X y 47% en los Millennials, lo que muestra que este grupo de ingresos se ha mantenido relativamente estable.

El estudio de la OCDE refiere que la clase media mexicana está cada vez más altamente calificada, con casi 20% de los trabajadores con ingresos medios altamente calificados ocupando un puesto de trabajo.

Los gastos en vivienda absorben una proporción más pequeña del presupuesto de la clase media en México (22%) que el promedio de la OCDE (32%).

La OCDE considera en su nuevo informe que los gobiernos tienen que hacer más esfuerzos para apoyar a los hogares de clase media, con dificultades para mantener su peso económico y estilo de vida, debido a que el estancamiento de sus salarios no les permite seguir el ritmo del aumento de los costos de la vivienda y la educación.