Copyright, ¿censura el espacio digital?

Estas reglas no tendrán implicaciones en el país, aunque es importante que no se pasen inadvertidas, en un plazo no muy lejano México podría regular los derechos de autor en la web
.
 .  (Foto: iStock)

El 26 de marzo de 2019, el Parlamento Europeo (PE) aprobó la Directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital, conocida como la Ley Copyright, con el objetivo de implementar en los países miembros de la Unión Europea (UE) los derechos de autor en la red digital.

De acuerdo con la propuesta presentada en 2016, se pretende garantizar los derechos de los creadores de contenido como músicos, periodistas, editores, actores, etc., para que se beneficien de la difusión de su trabajo en Internet, y no las grandes plataformas, que actualmente son las que cosechan todos los beneficios.

Sin embargo, diversos defensores del llamado software libre, como la organización denominada Electronic Frontier Foundation,  han reaccionado en contra de la adopción de la Directiva, porque aseguran que las regulaciones contenidas en los artículos 15 y 17 (originalmente 11 y 13) son inadecuadas y que tendrán un efecto contrario a su propósito, atentando contra los derechos fundamentales de los ciudadanos que utilizan la red, pero ¿qué implican estas disposiciones? A continuación los detalles.

Derechos de editoriales de prensa

El numeral 15 de la Ley Copyright crea un nuevo derecho de protección del uso en línea de las publicaciones de prensa. Esto provoca que las plataformas paguen una “tasa de enlace” o “link tax” por Iigar a los editores de noticias; consecuentemente, los resúmenes de prensa tendrán prohibido publicar notas para vincularlas, sin antes haber pagado una licencia.

Los detractores de esta normativa, afirman que este impuesto provocaría que los ciudadanos estén menos informados al tener acceso a pocas fuentes de información en sus redes sociales. Visión que no parece tan improbable y catastrófica, si se toma de ejemplo la experiencia con leyes similares en Alemania y España con la “tasa Google”, en donde compiladores de noticias como Google News, cerraron y los medios pedían su regreso porque su tráfico de visitas se vino abajo al salir de este servicio.

Lo anterior genera la duda de por qué se aprobó un impuesto que ha fracasado en el pasado; sin embargo, el PE con una óptica positiva asegura que con esta implementación los editores de notas obtendrán ingresos que les permitan ser sostenibles.

¿Restricción de contenido?

A través del artículo 17, se aborda el control de contenido en línea, indicando que los prestadores de servicios que compartan contenidos cargados por sus usuarios, protegidos por derechos de autor, deberán celebrar acuerdos de licencia con los  titulares de estos derechos, a fin de ponerlos a disposición del público; y en los casos en que no se deseen obtener las autorizaciones, deberán “cooperar de buena fe para garantizar que las obras o demás prestaciones protegidas no autorizadas no se encuentren disponibles dentro de sus servicios”.

El hecho de que se inste a las plataformas a vigilar y filtrar el contenido que suben sus usuarios ha ocasionado un gran desacuerdo, porque para muchos cibernautas esto generará un mayor control del Internet, temiendo que se menoscabe su libertad de expresión, y en su lugar, exista la censura en las críticas, sátiras o en los famosos “memes” o “GIF”.

Hay que aclarar que en la directiva no hay ninguna exigencia de filtros automáticos en las plataformas, entonces ¿cuál es el problema?

El riesgo está en que las compañías al ser directamente responsables por las violaciones a los derechos de autor, endurezcan sus políticas de riesgo en esta materia, para evitar alguna sanción.

Ahora todo depende de las grandes potencias del Internet, como Youtube, Facebook o Twitter, quienes deberán mejorar sus algoritmos o desarrollar otras soluciones innovadoras para no hacer más estricto y limitado el filtro de copyright, de lo contrario, mucho del contenido será bloqueado de forma injustificada.

Con el tiempo se verá si estas deciden invertir en recursos materiales y humanos para hacer la gran labor; o bien, optan por la solución más sencilla censurando toda la información que aparentemente que viole los derechos de autor.

¿Y México?

Por ahora, estas reglas no tendrán implicaciones en el país; no obstante, es importante que no se pasen inadvertidas, ya que atendiendo a las relaciones políticas, comerciales y de cooperación con la UE, es muy probable que en un plazo no muy lejano México sea uno de los países que regulen los derechos de autor en la web y los legisladores empiecen a proponer iniciativas en la materia.