¿Qué hace falta para terminar con la impunidad?

De acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez sólo en uno de cada 10 delitos se hace justicia
.
 .  (Foto: Getty)
México, (Notimex) -

Para terminar con la impunidad hacen falta al menos tres reformas que propicien una reestructuración realista y profunda del aparato de justicia; una reforma de todas las policías y del sistema penitenciario, así como una separación de la justicia al servicio de la política, advirtió Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI)

De acuerdo con la organización, México es el cuarto país con mayor impunidad en el mundo y hay casos graves como el del Estado de México, donde sólo 0.59% de las carpetas de investigación termina en sentencia y 8.33% de las carpetas de investigación se convierten en causas penales.

LEE: ¿QUÉ OBSTACULIZA EL CRECIMIENTO DE MÉXICO?

Al advertir que México es el cuarto país con mayor impunidad en el mundo, la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) señaló que hacen falta al menos tres reformas para acabar con esta situación.

“No hay una estrategia nacional ni un acuerdo para cambiar el rumbo; no lo hubo en el gobierno pasado, ni en el antepasado y lo más preocupante, es que no parece haberlos tampoco en el presente”, planteó en su serie “Resiliente”, titulado “Impunidad, un problema sistémico en México”.

Asimismo, el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón,  recordó que sólo en uno de cada 10 delitos se hace justicia.

Existe tal burocracia alrededor de la justicia, que la gente prefiere no denunciar, lo cual perpetúa la impunidad. A veces, “las instituciones aunque quieran no pueden”, o bien están cooptadas por el crimen organizado.

En tanto, el discurso político del actual gobierno está totalmente desconectado de la realidad y la Fiscalía General de la República es una institución “desmantelada”, señaló.

Además, quienes se desempeñan como agentes del Ministerio Público carecen de respaldo institucional e incluso están “abandonados” por la institución, inconformidad que se traslada al ciudadano cuando se presenta a denunciar delitos.