Nueva base de datos europea

El parlamento europeo aprobó la creación de un enorme banco de información biométrica y biográfica
.
 .  (Foto: iStock)

El parlamento europeo dio luz verde a una serie de medidas que buscan mejorar los sistemas de información de la Unión Europea (UE) empleados para la gestión de la seguridad, fronteras y migración. La finalidad es que los nuevos sistemas sean interoperables y permitan el intercambio de datos.

Al compartir la información entre las distintas bases de datos se genera un Repositorio de Identidad Común (CIR), que es una enorme base datos que contiene todo tipo de información biométrica sobre personas en Europa.

El objetivo de esta la es facilitar las funciones de la policía de fronteras, funcionarios de migración, fuerzas de seguridad y demás autoridades judiciales o administrativas al proporcionarles un acceso único a los sistemas de información en materia de seguridad y control fronterizo de la UE.

Los sistemas que comprende esta iniciativa son:

  • Sistema de Información de Schengen (Eurodac)
  • Sistema de Información de Visados (VIS)
  • Sistema Europeo de Antecedentes Penales para Nacionales de Terceros Países (ECRIS-TCN)
  • Sistema de Entrada/Salida (EES), y
  • Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (ETIAS)

Cuando la integración funcione, las autoridades tendrán un portal de búsquedas europeo que les facilitará el uso de los sistemas. Se habilitará también un servicio de comparación biométrica para la comparación cruzada de huellas dactilares e imágenes faciales, un CIR que brindará información biográfica de los individuos y un detector de identidad múltiple, que se encargará de verificar si una persona está registrada bajo múltiples identidades en diversas bases de datos.

La Eurocámara aprobó las normas sobre interoperabilidad en cuanto a fronteras y visados por 511 votos a favor, 123 en contra y 9 abstenciones, mientras que la legislación referida a cooperación policial y judicial, asilo y migración ha contado con el respaldo de 510 votos a favor, 130 en contra y 9 abstenciones. Ahora los Estados miembros disponen de dos años para hacerlas efectivas.