Cinco necesidades del liderazgo femenino

Todas las organizaciones que cuentan con mujeres empoderadas en su organigrama, podrán disfrutar de cambios y aportes positivos
.
 .  (Foto: iStock)

El liderazgo es una de las habilidades fundamentales que garantiza nuestro éxito en el mundo de los negocios, y como mujeres, siempre nos hemos visto en la obligación de respaldar cada uno de nuestros logros a través de un fuerte compromiso laboral, aeguró SAS Woman Program.

LEE: ¿QUÉ DEBEN HACER LOS HOMBRES POR EL EMPODERAMIENTO FEMENINO?

  Por lo anterior desarrollaron un modelo de liderazgo cimentado en valores, conocido como las “Cinco íes”:

Inteligencia: tener la seguridad de este potencial y fusionarlo con habilidades interpersonales como la empatía, la flexibilidad y la sociabilidad generan resultados de mayor impacto.

Innovación: Una de las maneras en que las empresas alcanzan sus objetivos de una forma más rápida y eficaz, es combinando la pasión con la capacidad de gestionar eficientemente. De acuerdo con SAS, las mujeres asumen los desafíos empresariales resaltando en  un entorno multidisciplinario, alcanzar la meta propuesta sin sacrificar nuestra creatividad.

Igualdad: El éxito de una compañía, organización y/o familia, depende de la combinación de los talentos de todos los integrantes, bajo la lógica de que todos comparten un objetivo, y que, al unirlo, todo avanzará con armonía.

Instrucción: Para sacar el mayor provecho del potencial dela plantilla laboral, se debe nutrir el conocimiento constantemente, lo que propiciará un mayor estándar de competitividad y más calidad de los resultados.

Intuición: mucho se habla del sexto sentido de las mujeres, una habilidad natural para anticiparse a los sucesos, al dirigir este a los negocios, se puede resguardar su éxito y potencializarlo.

Cuando estas cinco condiciones se cumplen, se manifiesta el liderazgo de la mujer en su máxima expresión, y todas las organizaciones que cuentan con mujeres empoderadas en su organigrama, podrán disfrutar de cambios y aportes positivos, como lo es un ambiente armonioso, sano y entornos de trabajo más solidarios y asertivos, destacó la firma en un comunicado.

“Ser una mujer trabajadora no es la única cualidad que necesitamos para sobresalir en un ambiente altamente competitivo, también debemos destacar por la forma en que enfrentamos los retos que se nos presentan diariamente en nuestra vida profesional y personal, sin perder de vista nuestras prioridades”, puntualizó.