Bajas expectativas por el paquete económico 2020

Moody’s alertó que 2021 puede ser un año más difícil y crítico para México debido a la acumulación de bajo crecimiento económico y de recortes a los egresos
.
 .  (Foto: Getty)
México (Notimex) -

El paquete económico propuesto para 2020 contiene indicadores macroeconómicos que están en línea con lo esperado por los mercados, pero tiene muy poca capacidad de reacción y poco margen de maniobra, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Por otro lado, el presidente nacional del IMEF, Fernando López Macari, opinó que la mayoría de los estimados macroeconómicos son realistas, en particular los de inflación, tasas y tipo de cambio, pero los de crecimiento y a la producción petrolera están por encima del consenso de mercado.

LEE: PEF 2020, ¿SOBREESTIMADO?

El marco macroeconómico para 2020 considera un crecimiento económico entre 1.5% y 2.5%, inflación de 3%, precio del petróleo de 49 dólares por barril, una producción petrolera de un millón 951 mil barriles diarios, tipo de cambio de 19.9 pesos por dólar y tasas de interés de 7.4%.

Alertó que en caso de que cambien las condiciones económicas del mundo o del país, el paquete económico para el año próximo que el Ejecutivo Federal sometió a consideración del Congreso el 8 de septiembre pasado, tiene poca capacidad de reacción si no se cumplen los ingresos y el crecimiento esperados.

 “Si bien no podríamos calificarlo de un presupuesto de alto riesgo, nosotros lo calificaríamos más bien como un presupuesto de poco margen de maniobra”, añadió el dirigente de los ejecutivos de finanzas.

Por su parte, Moody’s Investors Service alertó que 2021 puede ser un año más difícil y crítico para México debido a la acumulación de bajo crecimiento económico y de recortes al presupuesto de egresos.

La analista para México de Moody’s, Ariane Ortiz-Bollín, señaló que mientras no haya un cambio significativo en los factores que sustentan la perspectiva negativa de la calificación soberana de México, lo razonable es esperar 12 meses antes de que la agencia tome alguna acción.

Además, dijo, el presupuesto considera una producción de petrolero de 1.9 millones de barriles diarios, mientras que la producción promedio ha sido de 1.7 billones de barriles, lo que implica un incremento de la producción en un contexto en el que ha ido a la baja, por lo cual este supuesto también es optimista.

“No estamos viendo nada nuevo en el presupuesto en cuanto al apoyo a Pemex y consideró que el gobierno está subestimando lo que la empresa va a requerir, si es que quiere cumplir con sus metas de producción”, agregó.

Por último, el gobierno está definiendo una meta de superávit primario de 0.7 por ciento del PIB, muy similar a la que había establecido para este año de 1%, lo que implica un ejercicio fiscal austero, y es posible que haga uso del fondo de estabilización para cubrir la brecha de ingresos y egresos en 2020.

Ortiz-Bollín comentó que lo anunciado no es un cambio material respecto a lo considerado cuando puso en perspectiva negativa a la calificación, “está en línea con lo que estábamos esperando, no es un cambio importante”.