¿Tweet desafortunado implica cárcel?

En España inició un juicio contra tres tuiteros que desearon la muerte a un niño
.
 .  (Foto: Getty)


El juzgado número cinco de Alzira (Valencia) llevará a juicio a tres tuiteros que supuestamente cometieron el delito de incitación del odio. Los hechos iniciaron en octubre de 2016, cuando se celebró una corrida en la Plaza de Toros de Valencia a favor de una fundación contra el cáncer infantil.

LEE: UN SIMPLE “TUIT” NO PUEDE SER TERRORISMO

Los tres acusados publicaron frases en Twitter en contra del niño de ocho años, llegando incluso a desearle la muerte, lo que provocó que tanto el padre como la Fundación del Toro de Lidia decidieran emprender acciones legales.

La Guardia Civil española detuvo a dos de los encausados en diciembre de 2016, quedando libres posteriormente. En 2018, después de los hechos, un juzgado valenciano decidió llevar a los tres tuiteros a juicio por incitación al odio. Concretamente se les acusa de un supuesto delito contra la integridad moral, solicitando un año de prisión para cada uno de ellos, y una indemnización conjunta de nueve mil euros por daños y perjuicios morales.

El contenido de los tweets fue el siguiente:

  • "Yo no voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda yaaaaa! Adrián, vas a morir". Primera acusada
  • "Que gasto más innecesario se está haciendo en la recuperación de Adrián, ese niño que tiene cáncer, quiere ser torero y cortar orejas. No lo digo por su vida, que me importa dos cojones, lo digo porque probablemente esté siendo tratado en la sanidad pública, con mi dinero". Segundo acusado,y
  • "Patético es que defendáis a un niño que prefiere matar a un animal, ojalá el Adrián mate a vuestra madre y se muera". Tercer acusado

La acusación de la Asociación Nacional Afectados Internet y Nuevas Tecnologías (Anfitec) excluye al autor del segundo tweet, pero solicita para los otros dos una pena de tres años de cárcel y 3,600 euros de multa. La pena solicitada por los padres del menor es idéntica, pero adiciona una indemnización de 30,000 euros.

La tauromaquia es un tema polémico tanto en España como en el resto del mundo, en especial cuando se trata en Twitter se intensifica. Adrián de ocho años se dejó ver en esta red social acompañado de un torero, lo cual produjo miles de reacciones. Después de conocerse los insultos y ataques contra el niño, enfermo de un sarcoma de Ewing con metástasis en el pulmón, muchos personajes públicos manifestaron su apoyo.

El abogado de la acusación popular sostiene que se incurre en un delito de odio, el cual se atribuye a cualquier infracción penal, incluyendo aquellas contra las personas o propiedades, en donde la víctima se elija por su conexión, simpatía, apoyo o pertenencia a un grupo. La Fiscalía señala que los mensajes son un delito contra la integridad moral.

El 8 de abril de 2017 Adrián moría debido a su enfermedad y nuevamente en las redes se transmitieron mensajes, en su mayoría condolencias y muestras de apoyo para la familia.

Este caso demuestra como un tuit desafortunado puede tener severas consecuencias. En México recientemente se tuvo el de #LadyBomba, una piloto de una reconocida compañía aérea hizo un desatinado comentario en la red social, pero este no llegó a tribunales como el presente. Habrá que estar al pendiente de la resolución de este juicio.