Coronavirus pone en riesgo datos, debido al home office

Por lo general, el entorno casero no presenta condiciones de seguridad para el resguardo de información sensible

(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Debido al confinamiento obligado por el coronavirus los activos informáticos de las empresas de alguna manera han salido de su resguardo normal, alertó Infosecurity México.

Cabe señalar que estos ataques han crecido progresivamente en el mundo. Las afectaciones globales derivadas de distintos tipos de malware han aumentado de 12.4 millones en el 2009, a 812.67 millones en el 2019 1 . Otros datos indican que el 92% del malware se transmite por correo electrónico.

"Las Pymes representan un objetivo muy buscado por los hackers, ya que este tipo de empresas tienen la idea de que con unas pocas herramientas de protección cuentan con suficiente resguardo, pero no es así y, en la época actual de confinamiento que estamos viviendo, uno de los mayores riesgos que corren las firmas es que sus empleados sean víctimas del ‘fishing’, que se activa cuando un usuario accede a algún correoque no debió atender", dijo Fernando Thompson de la Rosa, director general de Tecnologías de la Información de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Otros datos indican que el 92% del malware se transmite por correo electrónico; el 98% del malware móvil afecta a dispositivos Android, en tanto que de 2018 al 2019 el de MacOS aumentó en un 165%; de hecho, el malware móvil aumentó 58% del 2017 al 2018. 

Cada día se producen 230,000 nuevos malware y las detecciones crecieron un 79% desde 2017; más de 18 millones de sitios web se infectan con alguna variedad en algún momento cada semana; el 34% de las empresas “infectadas” tardan una semana o más en recuperar el acceso a sus datos.

Thompson de la Rosa insiste en que al empleado se le debe capacitar en ciberseguridad, porque cualquier persona o tipo de empresa puede ser atacada. “Los trabajadores tienen que saber distinguir entre los correos electrónicos fraudulentos y los corporativos, los institucionales, bancarios y del gobierno, para no caer en engaños.