¿Falsificación redituable?

La delincuencia organizada ha encontrado en la falsificación una fuente de ingresos muy sustanciosa

(Foto: Getty Images)
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Compartir software con amigos o dentro de una compañía es un problema. La falsificación es uno de los grandes problemas en la actualidad, que genera miles de millones de dólares en ganancias para agrupaciones delictivas.

La delincuencia organizada ha encontrado en la falsificación una fuente de ingresos muy sustanciosa, pues productos como la ropa, los juguetes, el calzado y los medicamentos son opciones atractivas; sin embargo, las agrupaciones delictivas también han visto en la tecnología una herramienta útil para sus fines.

La dependencia tecnológica es cada día más evidente y los softwares resultan esenciales para la operación de ciertas actividades, principalmente en el mundo corporativo, donde prácticamente todas las empresas las utilizan para llevar a cabo sus procesos.

La duplicación de estos para colocarlos en el mercado haciéndolos pasar como si fueran originales ha sido una opción redituable para las asociaciones delictivas. Ello porque, además de valerse del engaño, las venden a un precio más accesible que los reales y no solamente eso, también facilita que mediante el uso de la tecnología se adentren en los sistemas de los corporativos y sustraigan información, la cual puede ser usada como una “moneda de cambio”, ya sea para solicitar un “rescate” o ser destruida o empleada para otros fines.

Para conocer más sobre este tema, invitamos a la lectura de: “Software: ¿falso o falso?”, disponible en nuestra edición 466 del 30 de junio de 2020.