Pymes mexicanas desconocen fuentes de financiamiento

Para tener mejor acceso a la financiación bancaria y a los mercados de capitales se requiere mostrar un desarrollo y modelo de negocio sostenibles

(Foto: Getty Images)
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Solo una de cada 10 pymes mexicanas analiza cuáles son las mejores fuentes de financiamiento para ella, por lo que se cometen errores que inciden en insolvencia, altos costes de capital e incluso el cierre de operaciones por insolvencia al postergarse los préstamos, dijo Julio César Briseño Cruz, CEO de la consultoría empresarial Cénit.

Según el empresario, el 76% de las pymes mexicanas optan por créditos bancarios para acceder a la digitalización, extensión de líneas, inversiones diversas o incluso el día a día del capital de trabajo.

Para tener mejor acceso a la financiación bancaria y a los mercados de capitales, Briseño Cruz dice que se requiere mostrar un desarrollo y modelo de negocio sostenibles durante mucho tiempo, dato que se contrapone al boom de las startups en tiempos de recesión.

Esto “porque no se necesita tener acceso a grandes capitales o patrimonios para que se ponga en marcha un negocio. “Inicialmente los emprendedores tienen que convencer a sus familiares, 

amigos y conocidos de que confíen en ellos para dar los primeros pasos en el proyecto”, comentó.

Los inversores en las fases iniciales son casi altruistas. Tratan de que se ponga en marcha el
proyecto sin tener unas expectativas muy elevadas de rentabilidad. Muchas veces sus inversiones 

van "fondo perdido";, refirió.

Pero no sólo de amigos y familiares se sostienen las compañías. También existen los business angels, personas que desean participar en proyectos innovadores con alto potencial de crecimiento. Aportan no solo el capital, sino también un apoyo activo en la gestión y en la toma de decisiones e introducción a una red de contactos.

Por otra parte, una fuente de financiación poco conocida en las economías en desarrollo son el capital de riesgo. Su principal ventaja es que no es una financiación al empresario o emprendedor, 

y este dinero no tiene que devolverlo en ningún caso si el proyecto no resulta exitoso.

Aunque es u

na fuente de financiación muy relevante en economías avanzadas, donde existen multitud de fondos de capital riesgo, o fondos de venture capital, todavía no son una fuente de financiación muy conocida en México.

Ahora, existen básicamente tres tipos de capital: el semilla que se emplea para realizar el diseño de un nuevo producto, de arranque empleado cuando se lanza un nuevo producto al mercado y de 

expansión que facilita el crecimiento en los mercados en los que se opera.

“Esta información es 

relevante para racionalizar las solicitudes de crédito en distintas entidades financieras”, mencionó.