Tres mitos sobre el buró de crédito

Conozca algunas de las particularidades de esta figura

(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

La mayoría de las personas han escuchado alguna vez acerca de lo perjudicial que puede ser aparecer dentro del buró de crédito; sin embargo, esto no es cierto. Lamentablemente, la mayoría de los mitos en torno al buró se deben al desconocimiento que existe de la figura.

Por ello, a continuación, se presentan algunos puntos importantes que todos deben saber del buró de crédito:

1.    El buró de crédito es una marca

Jurídicamente el buró de crédito no existe, este término es el nombre de una marca y es con el que comúnmente las personas designan a las sociedades de información crediticia (SIC).

También dicho término se utiliza para nombrar al historial crediticio de las personas.

2.    El buró no es igual a una lista negra

El buró de crédito se integra con la información positiva y negativa (pagos puntuales o retrasos) de las operaciones crediticias de las personas que sea propor­cionada por las entidades financieras, las empresas co­merciales y las Sofomes.

Así, cualquier persona que obtenga un crédito o financiamiento (préstamos, tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, finan­ciamiento de automóvil, etc.), tiene un historial de crédito ante las SIC (buró de crédito); por tanto, no debe confundir­se como una lista negra en la que solo aparecen los que incurren en mora.

3.    No todos pueden ver la información contenida en el buró

Las SIC solo pueden proporcionar información del historial crediticio a las entidades financieras, empresas comerciales o Sofomes, únicamente cuando cuenten con la autorización expresa del cliente; en consecuencia, no cualquier particular puede tener acceso al historial de otro.

Para conocer respuestas a las dudas más frecuentes acerca del buró de crédito se invita a leer la nota: “ABC del buró de crédito” de la edición 494 del 15 de septiembre de 2021, disponible en versión digital.