Arrancan las pruebas piloto del CoDi

El gobierno, en colaboración con los bancos, iniciará su implementación a través de tres programas segmentados
Verifique la conexión HTTPS y el nombre de dominio cuando abra una página web.
 Verifique la conexión HTTPS y el nombre de dominio cuando abra una página web.  (Foto: iStock)
México (El Economista) -

Empieza abril, y con ello las pruebas piloto de la plataforma de pagos electrónicos a través del celular, CoDi.

El propio subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, comentó la semana pasada que sería el 1 de abril cuando iniciaría este programa en su prueba piloto, en la que participarán los bancos más grandes de los que operan en México.

A partir de septiembre, será obligatorio para todas las instituciones que tengan más de 3,000 cuentas de clientes.

Los bancos más grandes, como BBVA Bancomer, Citibanamex, Santander y Banorte, se han declarado listos para iniciar con estas pruebas. Sin embargo, de acuerdo con las declaraciones del propio subsecretario de Hacienda, los beneficios no se verán en breve, sino que habrá que ver cómo vayan funcionando las pruebas piloto, y de ahí masificarlo a todo el país, algo que empezaría a ocurrir hasta el 2020.

Con el CoDi lo que se busca es reducir el uso del efectivo, y con ello combatir la corrupción e informalidad, pues los pagos se podrán hacer de celular a celular, así como bancarizar a millones de mexicanos que hoy están fuera del sistema financiero formal.

Tres programas

Para empezar con el cambio de cultura en materia de pagos, el gobierno federal, de manera conjunta con los bancos, ha decidido iniciar las pruebas piloto a través de tres programas segmentados, según lo explicó hace unos días el subsecretario de Hacienda.

Uno de estos programas tendrá que ver con los apoyos gubernamentales dirigidos a los jóvenes, con una cobertura geográfica específica, dado que es este sector el que más familiarizado está con los teléfonos inteligentes, y en general con todas las nuevas tecnologías.

El otro programa piloto en el que se entrará a probar el CoDi está relacionado con una comunidad de tamaño medio (alrededor de 150,000 habitantes), para ver cómo funciona a esa magnitud y cómo es adoptada la tecnología.

El tercer piloto se aplicará en una comunidad muy pequeña, donde prácticamente no haya servicios bancarios de ningún tipo. El resultado de las pruebas piloto en estas tres modalidades derivará en cómo se avance a nivel nacional.

¿Cómo funcionará?

Cualquier persona que tenga un celular inteligente y una cuenta bancaria básica, podrá utilizar el CoDi, plataforma que correrá por la carretera del SPEI que administra el Banco de México.

Por ejemplo, una persona va a una de las llamadas tienditas de la esquina, compra sus insumos, abre la aplicación de su banco (por ello es necesario tener una cuenta básica), escanea con su celular un código QR que tendrá impreso el propietario de la tienda, pone el monto a pagar, acepta el pago y de inmediato llegará una notificación al de la tienda de que se le ha abonado tal monto a su cuenta. Y listo.

Sin embargo, para ello será necesaria una buena cobertura de telecomunicaciones, sobre todo en comunidades con poca infraestructura de este tipo, y que es a donde más se quiere llegar con estas tecnologías.

El gobierno y la banca han dicho que ya se trabaja también en ello, para que haya una cobertura suficiente para que opere el CoDi.

Rumbo a un menor uso de efectivo

Tpaga es una fintech colombiana que, desde hace un par de semanas, opera una prueba piloto en puestos de la calle de la Ciudad de México, a través de la cual se permite, con la tecnología quick response (QR), recibir pagos de los clientes con el teléfono celular.

Es muy parecido a cómo operará el CoDi los pagos electrónicos. Por ello, Andrés Gutiérrez, fundador y CEO de Tpaga, considera que México es un mercado con mucha oportunidad para operar esta tecnología.

En entrevista, comenta que, aunque el proyecto para entrar a México con una billetera electrónica que permitiera pagos desde el celular lleva meses (en Colombia ya opera con mucho éxito), fue apenas hace unos días cuando iniciaron su prueba piloto en la capital azteca, en decenas de comercios.

De esta forma, en ciertas calles de la Zona Rosa y el Corredor Chapultepec de la Ciudad de México, entre otras, empezaron a convencer a los encargados de puestos de comida, aparatos y hasta boleros de probar el cobro sin efectivo.

A la fecha, dice el director de Tpaga, ya son 100 comercios los que aceptan los pagos a través del QR en ciertas zonas de la Ciudad de México, y asegura que tanto los pequeños comerciantes como los clientes han manifestado estar satisfechos. La meta, comenta Andrés Gutiérrez, es llegar a 20,000 comercios en los siguientes seis meses, y alrededor de 100,000 en un año.

Explica que a quienes les aplica la prueba piloto no se les está cobrando, pero aclara que en algún momento tendrán que cobrar cierta comisión.

El emprendedor colombiano reconoce que muchos de los comerciantes a los que van dirigidos en esta primera etapa no cuentan siquiera con un teléfono inteligente, por lo que un valor agregado que ofrece Tpaga es generarles el QR, imprimirlo y dejarlo listo para empezar a cobrar sin efectivo y sin necesidad incluso del celular.

“México es el país donde veíamos un mayor compromiso de minimizar el uso del efectivo y cambiarlo por pagos móviles”, refiere el joven emprendedor.

Comenta que hoy Tpaga ya está trabajando con algunos de los bancos más grandes de los que operan en México, y buscando la forma en cómo pueden integrarse a la plataforma CoDi, que busca masificar los pagos electrónicos.

Con información de El Economista.