¿Todos pueden tener una cartera de inversión diversificada?

La diversificación de portafolios o carteras de inversión es la principal aliada de grandes y de pequeños inversores, y las criptomonedas colaboran para lograrlo

(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Una inversión es una actividad que consiste en dedicar recursos con el objetivo de obtener un beneficio de cualquier tipo. Como toda acción que involucra al tiempo, incluye diversas variables que conllevan un riesgo. Y el objetivo de diversificar es minimizar dicho riesgo y maximizar el retorno; no obstante, podríamos pensar que esto no es para todos lo que no es del todo cierto, aseveró Buenbit. 

En ese sentido, explicó que en principio se debe distinguir la idea de ahorro de la de inversión: aquel es la porción de dinero que se decide no gastar dentro de determinado plazo para satisfacer un fin. Una persona puede ahorrar una parte de su gratificación, por ejemplo, para concretar un proyecto vacacional. O podría utilizar dicha reserva monetaria con la intención de incrementarla: en tal caso, se trataría de una inversión.

Ahora bien, cuando se habla de portafolios o de carteras de inversión diversificados: eso sucede cuando una persona, tomando en cuenta cuestiones como la rentabilidad, el riesgo, la volatilidad, la inflación, la devaluación y la correlación de los mercados, por citar algunas variables, opta por destinar su capital en distintos tipos de activos: bonos, acciones, inmuebles, plazo fijos, compra y venta de divisas extranjeras, adquisición de criptomonedas, etcétera.

“Entonces, una alternativa eficaz de diversificación puede ser conservar activos tradicionales combinados con criptoactivos”, afirmó Buenbit. 

A detalle, si se utilizara el ejemplo de los comportamientos de la onza de oro y del bitcoin, se podría afirmar que una persona que destinó una parte al oro y otra parte al bitcoin minimizó el riesgo y maximizó el retorno, ya que, por un lado, se blindó con el oro y especuló en torno al bitcoin, que, como cabe observar, es un activo escaso (tiene un suministro límite de 21 millones de unidades y, a la fecha, considerando la totalidad que ya ha sido minada, queda sin minar alrededor del 10% de todos los bitcoins que podrían existir alguna vez).

Sin embargo, más allá de Bitcoin, existe una infinidad de criptomonedas. Entre ellas, otra de las volátiles más populares, Ether, pero también las denominadas stablecoins, por lo general, ancladas al valor del dólar estadounidense. 

Esto significa que si un inversor decidiera diversificar su cartera y comprara DAI, por ejemplo, jamás podría perder dinero, por el contrario, mediante la opción de invertir en plataformas como Buenbit, el usuario recibiría intereses que podría visualizar de forma diaria.

 ¿Cuál es tu perfil de inversor?

Finalmente, resta decir que el tipo de activo y el tipo de criptomoneda que elija un inversor dependerá siempre de su perfil y de sus objetivos. Si se tratara de un inversor conservador, podría invertir en oro, en plazos fijos, en determinada clase de bonos y en stablecoins. 

Por el contrario, si contara con mayor respaldo económico y fuera más arriesgado, podría optar por otro tipo de acciones y de bonos junto con criptomonedas volátiles como bitcoin o ether. E incluso, una vez consolidados sus conocimientos sobre el criptomercado, realizar trading (esto sería la acción de vender tus cripto activos cuando han superado x barrera para aprovechar la suba del precio y luego poder continuar invirtiendo y diversificando con un capital total mayor).