Tipo de cambio, ¿a quién afecta más?

Las empresas han sido las más afectadas por ese factor, pero existen estrategias para contrarrestar sus efectos
(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

En un entorno global en donde las empresas importan insumos o exportan sus productos el riesgo por el tipo de cambio está latente.

Este efecto es más evidente en organizaciones situadas en países donde la moneda es débil. De acuerdo con Banxico, la paridad peso dólar ha ido incrementándose en los últimos años, esto ha ocasionado que las compañías mexicanas importadoras de insumos se vean afectadas, mientras que las exportadoras se benefician.

En seguida los expertos Enrique González, Ricardo Barbieri, Alma Rodríguez, Gabriela Huerta y Yuriko Orozco, Socio Líder, Socios y Gerentes, respectivamente, de Precios de Transferencia de EY México, explican el alcance de este fenómeno, las circunstancias que se deben tener en mente al efectuar su estudio, cómo le impacta a los sectores descritos y la manera de mitigarlo.

Qué se debe tomar en cuenta

Al momento de analizar dicho riesgo es importante considerar tres aspectos:

 

Concepto


Explicación


Impacto

Los términos contractuales que tenga la corporación nacional con sus filiales en el extranjero, es decir, si hay una política de precios que determine si el valor de compra o venta del bien se pacta en pesos mexicanos o en la moneda de la filial

De existir una política de precios que determine si el valor de compra o venta del bien se pacta en pesos mexicanos o en la moneda de la filial

Lo asumirá una u otra entidad, según los lineamientos

 

 

La elasticidad del precio de la demanda del mercado

Esta táctica define qué tanto varía la petición de un producto ante un ajuste en su costo, a medida que dicha flexibilidad permita incrementarlo

Mínimo

El ajuste del precio de venta en el mercado por las fluctuaciones

De hacerse en un periodo corto comparado con el incremento en el costo del insumo

Reducido

Empresas importadoras mexicanas

Las mayormente afectadas ante los incrementos en el tipo de cambio, en los últimos años, son aquellas que:

  • mantienen un precio fijo de venta en pesos
  • el precio de venta del producto se ajusta a destiempo en comparación con el aumento en el costo de enajenación, o
  • no pueden incrementar el costo al consumidor por cuestiones de elasticidad del precio de la demanda

Al estar fijo el precio de compra del insumo en moneda extranjera, un incremento en el tipo de cambio genera un efecto directo en su valor.

Lo anterior, puede provocar que el margen de utilidad bruta disminuya, incluso, que el aumento sea mayor a los recursos proyectados y, en consecuencia, generar pérdida operativa. Así, el efecto dependerá del porcentaje de los bienes denominados en moneda extranjera.

Si la importadora mexicana con venta en el mercado nacional fija el precio de compra de las mercancías en pesos, las utilidades o pérdidas derivadas de las fluctuaciones cambiarias, las absorberá la filial foránea y la doméstica mantendrá la utilidad esperada, pues sus ingresos y costos estarían en la misma moneda.

Alcance en los exportadores

Para las personas morales que exportan productos mexicanos, el efecto es inverso. Cuando el precio de venta se pacta en una moneda extranjera, a medida que el peso se deprecia con respecto a aquella, la compañía recibirá más ingresos por el mismo bien, por ende una utilidad adicional a la planeada.

Lo anterior, siempre y cuando el costo de sus insumos permanece estable o no se ajusta rápidamente a los incrementos en el tipo de cambio, y en tanto sus insumos no se encuentren pactados en dólares o moneda extranjera, ya que de tal forma pudiera no tener una ganancia extraordinaria a la estimada inicialmente.

En el caso de empresas nacionales que fijan el precio de exportación en pesos, las utilidades o pérdidas generadas por las fluctuaciones cambiarias las absorbe la filial extranjera y la mexicana conserva la utilidad esperada.

Análisis de precios de transferencia

Tratándose de corporaciones que compren o vendan bienes con partes relacionadas es necesario determinar que la contraprestación se encuentra pactada a valor de mercado. De no ser así, es indispensable efectuar un análisis detallado del costo de los productos y, en ciertos supuestos, se deberá optar por examinar la rentabilidad de la parte en prueba.

Durante el estudio es importante revisar los términos contractuales de la adquisición o enajenación con la compañía hermana y la elasticidad del precio de la demanda. Esto con la finalidad de dilucidar cuál de las dos empresas asumirá el riesgo por tipo de cambio y, en su caso, hacer el ajuste económico, respectivamente.

En la búsqueda de los comparables es vital observar la información financiera de las mismos y verificar si dentro del indicador de utilidad a evaluar se están considerando los efectos cambiarios para llevar a cabo los ajustes pertinentes de ser procedentes.

De acuerdo con las guías de precios de transferencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el párrafo 2.91, se refiere que la clave es confrontar elementos semejantes y seguir los mismos principios contables para el contribuyente y sus semejantes.

En cuanto a las deudas en moneda extranjera, un incremento en el tipo de cambio puede aumentar su valor a tal grado que supere tres veces el capital contable, y que en términos del artículo 28, fracción XXVII de la LISR los intereses derivados de ese excedente no son deducibles.

¿Cómo mitigar el riesgo?

Algunas recomendaciones para que las empresas disminuyan o controlen el impacto por el tipo de cambio son:

  • mantener el mismo nivel de activos y pasivos o ingresos y gastos en moneda extranjera para que el efecto se neutralice
  • tratar de controlar el riesgo mediante la utilización de coberturas de tipo de cambio por medio de instrumentos derivados como son los futuros y las opciones
  • determinar una política de precios en donde se pueda ajustar el tipo de cambio periódicamente, con base en lo que pactarían terceros independientes en el mercado abierto o contratos comparables, y
  • convertir de moneda extranjera a nacional los pasivos que se tengan, para no tener el impacto de las fluctuaciones cambiarias y la posible no deducción de los intereses.
.
 .  (Foto: IDC online)